EL GOBIERNO PORTEÑO PROPONE UN PLAN DE REGRESO A CLASES EN ESPACIOS ABIERTOS

El Gobierno porteño presentó una nueva propuesta al Ministerio de Educación nacional para el "retorno a la presencialidad" de los alumnos de la Ciudad que perdieron el vínculo con las escuelas por la pandemia mediante un plan que contempla,a partir del 28 de septiembre, clases de apoyo escolar y talleres de lectura en el espacio público como plazas barriales o calles situadas en el entorno de los establecimientos.

La medida fue elevada por la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, a su par nacional, Nicolás Trotta, según informaron a Télam fuentes de la cartera capitalina, luego de la negativa, semanas atrás, del programa de la Ciudad para la apertura de gabinetes informáticos en las escuelas para 6.500 estudiantes.

En ese sentido, el nuevo esquema plantea el apoyo escolar en el espacio público para 6.500 alumnos "que perdieron el contacto con las escuelas" y que pertenecen a la educación estatal, a los que se podrán sumar "a demanda" los de gestión privada.

La iniciativa, según explicaron, surge "ante la necesidad de reforzar el apoyo y acompañamiento presencial a aquellos/as que no pudieron sostener los procesos de enseñanza-aprendizaje para evitar que pierdan la escolaridad".

En el caso de los talleres de lectura, que también se harán en el espacio público, estarán dirigidos a alumnos de primer grado de ambas gestiones quienes "poseen menor grado de autonomía para el aprendizaje y requieren de mayor acompañamiento para reforzar el proceso de aprendizaje", evaluaron desde el Ministerio porteño.


La dinámica para la utilización del espacio público comprenderá el horario de 9 a 12, en una plaza a designar por barrio, con grupos de hasta diez personas -ocho alumnos y dos adultos-, que deberán usar barbijos y alcohol en geldos veces por semana, a cargo de docentes socioeducativos, narradores y promotores de lectura y con la articulación con las áreas de Atención Ciudadana, Espacio Público, Transporte y Cultura.

Por otra parte, el plan presentado busca "generar un espacio de socialización, encuentro y aprendizaje comunitario para estudiantes del último año del nivel secundario", es decir los quintos y sextos, mediante la utilización "del mobiliario de la escuela en la calle".

Para este nivel, la propuesta abarca a 170 escuelas de nivel medio de gestión estatal, con una frecuencia también de dos veces por semana, en el horario de 10 a 12, a cargo de la conducción y personal de la escuela, quienes también deberán usar, al igual que los alumnos, el barbijo y alcohol en gel.