Continúan las audiencias en el juicio por masacre de Napalpí

La Secretaría de Derechos Humanos y Géneros del Chaco, querellante en la causa, invita a formar parte del histórico hecho que busca una reparación histórica hacia las víctimas, sus descendientes, las comunidades de los pueblos Moqoit y Qom, y la sociedad toda.


Las audiencias contarán con la presencia de representantes de comunidades indígenas, estudiantes, agrupaciones de Derechos Humanos y público en general.


 


Como se sabe, el pasado 19 de abril, con la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros del Chaco como querellante, comenzó el Juicio por la Verdad por la Masacre de Napalpí, donde se juzga como delito de lesa humanidad el genocidio contra pueblos indígenas cometido en 1924.


 


Tal y como está previsto, durante la jornada de este martes 26 se podrán oír en el Auditorio de la Casa de las Culturas, las declaraciones de Melitona Enrique, quien fue la última sobreviviente de la Masacre de Napalpí fallecida en 2008 a los 107 años; y de Rosa Chará.


 


Además, darán su testimonio Ramona Pinay, David García, Analía Noriega y los investigadores Mariana Giordano, Graciela Bergallo y Neri Tete Romero, quienes a través de su trabajo reconstruyeron cómo funcionó la reducción Napalpí, el contexto histórico de la masacre y de otros hechos similares.


 


Por otro lado, el miércoles 27, también en la Casa de las Culturas, se reproducirá el testimonio filmado de Felipa Laleqori y declararán los investigadores Pedro Solans, Teresa Artieda, Laura Rosso, Gabriela Barrios, Alejandro Jasinski, Rubén Guillón y Luciano Sánchez.


 


Las audiencias contarán con la presencia de comunidades indígenas, estudiantes de diferentes instituciones educativas de la provincia, agrupaciones de Derechos Humanos y público en general, convirtiéndose en un hecho histórico para toda la sociedad.


 


Este juicio es posible por la articulación de la lucha de las comunidades indígenas, las organizaciones comunitarias, las organizaciones de derechos humanos, la investigación de historiadores como Juan Chico, el trabajo de la Justicia Federal y una decisión política del Estado provincial de estar a la altura de las circunstancias.