Los defensores del pueblo de todo el país presentarán un amparo colectivo. Consideran que esta decisión es "arbitraria e inconstitucional".

Seguir Leyendo
El viernes pasado los argentinos recibieron otro golpe al bolsillo: un nuevo aumento a la tarifa del gas, pero esta vez es para compensar a las empresas por la devaluación del peso argentino respecto al dólar. Esta medida ya publicada en el Boletín Oficial, se suma al incremento del servicio en un 30% promedio que comenzó a regir el 1 de octubre.El anuncio del nuevo incremento desató la polémica y movilizó diferentes presentaciones. Una de las últimas es la de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (Adpra), que interpuso un recurso jerárquico ante el Ministerio de Hacienda de la Nación impugnando esta resolución y que en el día de hoy presentará un amparo judicial."Claramente es una violación a la ley. Vamos a presentar un amparo colectivo para que se suspenda la medida en forma inmediata. Estamos ante una situación que ha cruzado los límites. No hay más Código Civil si esto prospera”, adelantó a los medios al respecto el defensor del pueblo de Santa Fe, Raúl Lamberto.Los defensores del pueblo del país sostienen que este incremento es "arbitrario e inconstitucional, porque viola los principios de la Corte de no confiscatoriedad, proporcionabilidad, previsibilidad y gradualidad", explican desde Adpra. Al mismo tiempo que consideran que "viola el artículo 17º de la Constitución Nacional y los derechos de los consumidores".No obstante, para el Gobierno el traspaso a tarifas de la devaluación es legal. Se apoyan en el marco regulatorio de la provisión del gas que se rige por la Ley 24.076, denominada la ley del gas.