El presidente Mauricio Macri, esta mañana en el Alvear (Fotos: Adrián Escandar)El presidente abrió el J20, un encuentro que reúne a jueces de distintos países para abordar los principales desafíos del sector. "Estamos comprometidos en la lucha contra la corrupción".

Seguir Leyendo
No mencionó a Elisa Carrió ni las diferencias que se abrieron en Cambiemos en las últimas semanas. Probablemente muchos de los que lo escucharon, arribados recientemente desde distintos países para participar de la cumbre del J20, no conocen a "Lilita" ni estaban al tanto de la minicrisis que atravesó en las últimas semanas la coalición gobernante. Pero el nombre de la diputada chaqueña flotó en el aire entre quienes se sorprendieron el fin de semana con el ultimátum que lanzó la legisladora en medio de su furia por el fallo que favoreció a Carlos Menem y las declaraciones del ministro Germán Garavano.En el discurso de apertura de la cumbre que convocó a jueces y especialistas en derecho en la previa del encuentro de líderes del G20, el presidente Mauricio Macri resaltó el combate a la corrupción y a la impunidad que encabeza su gobierno.La Argentina se encuentra hoy fuertemente comprometida con la institucionalidad y combatiendo la corrupción y la impunidad. Esta tarea se realiza impulsando leyes e iniciativas para que la Justicia sea la misma para todos, sin privilegios",aseguró.Fue un discurso corto, de casi cinco minutos. El jefe de Estado habló de la necesidad de buscar consensos y aseguró que la cooperación y el diálogo entre los sistemas judiciales son fundamentales. "La lucha contra la corrupción es un aspecto fundamental en esta tarea y su visión enriquece este proceso", planteó.Si bien el mensaje parece alinearse con lo que pidió Carrió, para despejar dudas el mandatario fue a la cumbre junto a su ministro de Justicia lo que no sólo garantiza su continuidad en el Ejecutivo, sino que disipa la posibilidad del juicio político que promueve la Coalición Cívica.El J20 reúne este martes en el Hotel Alvear a los integrantes de las cortes supremas de los países del G20. "Se trata de un encuentro sin precedentes que servirá para comparar y compartir experiencias en tribunales superiores de sistemas jurídicos muy heterogéneos", aseguró en la previa el presidente de la Corte argentina,Carlos Rosenkrantz.