El FMI revisa las cuentas de la provincia que mostraran superávit.

Una misión del organismo llegó a Buenos Aires la semana pasada y pondrá esta semana la lupa en los 24 distritos provinciales y las metas fiscales; el informe oficial de la Nación destaca un superávit producto de la devaluación y el petróleo. Sólo cuatro provincias tienen déficit: Chaco, Córdoba, Jujuy y Santa Cruz.

Formosa, al igual que el resto de las provincias, se comprometió a congelar el gasto público, a frenar la contratación de personal nuevo en la administración pública y un pacto de no subir la presión impositiva, que están inmersos en las metas del Consenso Fiscal.

De todos modos, la promesa de no gastar de más, implica para Formosa menos compras, ya que si se pretende mantener el nivel de gasto en compras, con los aumentos por la inflación debería gastarse más dinero por la misma cantidad de productos, así que si la idea es mantener los montos. La realidad aplicaría en el hecho de comprar menos cantidad de productos o bienes, ya que comprar la misma cantidad sería incrementar los gastos, ya que ahora están mas caros que el año pasado.

En cuanto a personal, la idea de no contratar nuevo personal choca con el periódico cambio que se da en la administración pública por jubilación de trabajadores, que generan una vacante que suele ser cubierta por un nuevo personal, pero esto, en el marco del pacto con el FMI, no ocurrirá esta vez, dejando la misma cantidad de trabajo cada vez para menos personal para atenderlo.

El freno a la contratación de nuevo personal complica principalmente al ámbito de la Justicia provincial, que puede ver disminuidos los fondos para afrontar nuevas contrataciones, dejando a magistrados con un rechazo a sus pedidos de personal a partir de este año, complicando el servicio de justicia.

LA MISION DEL FMI

La misión de técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), encabezada por Roberto Cardarelli, aterrizó el lunes en Buenos Aires con el objetivo de revisar los números de la economía y el cumplimiento de las metas fiscales y de la política monetaria acordadas con el Gobierno nacional.

Entre el cúmulo de reuniones de la misión, que incluyen los ministerios de Hacienda, Transporte y Desarrollo Social, el Banco Central, la Oficina de Presupuesto del Congreso, líderes del “sector privado, la sociedad civil y la academia” y dirigentes de la oposición, se destaca un encuentro con Rogelio Frigerio , ministro del Interior; Alejandro Caldarelli, secretario de Provincias y Municipios, y Paulino Caballero, subsecretario de Relaciones con las Provincias.

COMPROMISO

La cumbre será el viernes 15 y tendrá por objetivo repasar las finanzas provinciales, su solvencia fiscal y sobre todo el cumplimiento del Consenso Fiscal, por el que las 24 administraciones provinciales se comprometieron a cumplir metas de congelamiento del gasto, un freno a la contratación de nuevo personal y el compromiso de no aumentar la presión impositiva.

En principio, las respuestas de Frigerio y sus colaboradores a las consultas del FMI serán positivas: ayudados por la megadevaluación (y en algunos casos, como los patagónicos, por el aumento del precio del petróleo), la mayoría de los gobernadores (serían finalmente 17 de un total de 24) buscarán su reelección con las cuentas saneadas y sin tener que pedirle un peso a la Nación para pagar sueldos y jubilaciones.

“Las provincias vienen cumpliendo con lo acordado, y la situación les cambió para bien, algunas venían pisando la caja y ahora tienen en conjunto un punto del PBI de superávit”, afirmaron desde el equipo de Frigerio.

Santa Cruz, Chubut, Neuquén, Chaco y Jujuy eran las provincias más complicadas hasta la devaluación del peso, reconocen en Gobierno, aunque los datos finales de 2018 -que aún están en proceso- darán resultados positivos. Si bien cuatro provincias tienen déficit de “resultado financiero”-Chaco, Córdoba, Jujuy y Santa Cruz-, solo la patagónica da negativo en su “resultado primario”. Es decir, sin contar los intereses de la deuda. “El FMI mira los resultados primarios, en ese están casi todos bien”, agrega uno de los responsables del estudio oficial.

SUBAS DE IMPUESTOS

De todos modos, en el Gobierno coinciden en que deberán “explicar” algunos cambios de rumbo, como la adenda fiscal que autorizó a las provincias a incrementar impuestos como Bienes Personales, el impacto de los aumentos de servicios y el efecto del traspaso de la tarifa social en las boletas de servicios públicos como la luz, ahora a cargo de varias administraciones provinciales.

“Tenemos todo en regla, veremos qué reformas nos piden”, se sinceró un funcionario, temeroso de alguna recomendación que, como la eventual suba de la edad jubilatoria, “explote” en plena campaña electoral.

Más allá del hermetismo de los funcionarios del FMI -desde su sede en Washington evitaron confirmar la agenda de reuniones y el tiempo que durará la estadía de la delegación-, según el diario La Nación, el organismo hará un estudio “detallado” de la economía antes de dar su informe al directorio y recomendar (o no) nuevos préstamos para el país.

POLÍTICA ECONÓMICA

Desde el Ministerio de Hacienda, que encabeza Nicolás Dujovne , y el Banco Central, que preside Guido Sandleris, son más que optimistas y recuerdan que el mismo FMI afirmó que el plan de estabilización, “basado en políticas monetarias y fiscales revisadas y fortalecidas, ayudó a atenuar las turbulencias financieras y estabilizar el tipo de cambio“. El organismo espera una baja de tasas y una “recuperación de la actividad económica a partir del segundo trimestre de 2019“, afirman fuentes oficiales. “Esto no quiere decir que nos regalen nada, son muy puntillosos y van a revisar todo”, agregan desde la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Hacienda.

Sin confirmación por parte del organismo, la oposición también será escuchada. Desde el massismo recordaron la reciente reunión de dirigentes de ese espacio y su advertencia al FMI sobre la “inviabilidad” del acuerdo con el Gobierno. “Esperamos que se reúna también con otros actores políticos para que todos aquellos que vemos que el acuerdo es inviable se lo podamos decir honestamente y en la cara”, afirmaron cerca de Sergio Massa.

“Las recetas que te impone el FMI a cambio de prestarte plata a tasa más barata son carísimas, y lejos de resolver los problemas, los van a complicar”, afirmó Ricardo Alfonsín, un integrante crítico de Cambiemos.

“Aprovechan para hablar con todos los sectores, aunque igual están bastante al tanto de lo que pasa acá”, afirman desde el Gobierno, sin mostrarse preocupados por lo que digan los interlocutores opositores a los delegados del FMI.