Carbajal catalogó de “brutales” los efectos de la arremetida del PilcomayoEl diputado provincial, Ricardo Carbajal, recomendó al Gobierno provincial comenzar a trabajar “ahora mismo” pensando en la crecida del año que viene que experimentará el río Pilcomayo.

Seguir Leyendo
Esto es para “evitar o, al menos, reducir los brutales efectos” que comienzan a verse hoy con el retiro de las aguas en el oeste del territorio.“En la zona oeste donde residen las comunidades aborígenes se perdieron al menos doce escuelas y un par de centros de salud, además de 38 kilómetros de líneas eléctricas, según lo admitió el propio gobierno provincial”, planteó el parlamentario.“Los desbordes del río Pilcomayo, en el oeste formoseño, causaron la pérdida definitiva de más de una docena de infraestructuras equipadas, sobre todo escuelas y también centros de salud, 40 kilómetros de redes eléctricas y 600 viviendas, según un balance preliminar”, añadió.“Además, las autoridades estiman que aún permanece desplazados de sus hogares un millar y medio de personas, mayoritariamente aborígenes, que aparentemente fueron relocalizados, y unas 70 familias criollas que se auto-evacuaron a la zona de Cienaguito”, subrayó.“Un colega apreció que las inundaciones en los departamentos más alejados, a unos 600 kilómetros de la ciudad de Formosa, fueron de tal proporción que el agua estuvo 4,50 metros por sobre el terreno natural, lo que expone la envergadura del ataque natural”, acotó.“Sin embargo, es lamentable que ante un cuadro de esta naturaleza que ser repite cada año con mayor fuerza, el gobernador Gildo Insfran pone a un docente al frente de toda la cuestión hídrica; hay que seleccionar a los colaboradores de acuerdo a sus capacidades”, advirtió Carbajal.“A Gildo se le escapa la tortuga”, ironizó. Y justificó: “Se le cortó la ruta que va desde Los Blancos a El Chorro, arregló; también la que va de Fraga a El Chorro, arregló; se cortó el camino que une El Potrillo con Ingeniero Juárez, arregló también; ahora, en el único lugar que actuó buscando adelantarse a eventuales hechos, se instaló un puente entre Ingeniero Juárez y Pozo de Maza, y resulta que el agua jamás llegó a esa zona”.Y remató: “Están haciendo puentes donde no hay ríos, donde no pasa ni pasará el agua. Toda una improvisación”.