Pedro Ramón Bareiro es el ex funcionario del Ministerio de Economía de Formosa que fue condenado a 10 años de prisión luego de haber sido encontrado junto a la camioneta oficial que manejaba y con la que tuvo un accidente, con 50 kilos de cocaína el 20 de febrero de 2016.

En mayo del año pasado la Justicia Federal lo condenó a 10 años de prisión, y hoy se encuentra detenido en el Complejo Federal III NOA del Servicio Penitenciario Federal con asiento en Salta.

La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia -Chaco- no hizo lugar a un recurso de Hábeas Corpus interpuesto por el abogado de Bareiro, Dr. José Félix Giménez, quien había presentado su escrito pidiendo que su defendido sea devuelto desde la unidad penal de Salta, a la Unidad 10 del Servicio Penitenciario Federal, con asiento en la ciudad de Formosa, fundando su pedido en acercamiento familiar.

Según los preceptos de la resolución judicial conocida en las últimas horas, y a la que tuvo acceso NoticiasFormosa, la razón primordial del traslado del detenido -Bareiro- al Complejo Penitenciario Federal III NOA de Salta era que se trataba de un “asimilado”, dado que es un familiar directo de un funcionario policial y ex funcionario público, y en la Unidad 10 del SPF de Formosa no existe un pabellón para el alojamiento de tales internos.

La resolución de la Cámara también establece que está documentado en el expediente, que el traslado de Bareiro fue convalidado por el tribunal a cuya disposición se encuentra detenido y que es ante esa magistratura que debe realizarse el cuestionamiento por la vía recursiva (Tribunal Oral Federal de Formosa). Esto es, que una vez notificado del traslado, Bareiro debió haber instruido a su abogado para que presente un Recurso de Apelación relacionado al traslado, en el término legal vigente, no correspondiendo un Recurso de Hábeas Corpus para dirimir un tema como el lugar de alojamiento de un condenado.

La estrategia de la defensa fue reclamar por el alojamiento de Bareiro en una unidad penal de Formosa -Cárcel U-10-, entendiendo que se agravaba la forma en que cumplía detención en razón de que “se lo priva de mantener contacto con su grupo familiar que se encuentra en la ciudad formoseña de Clorinda”.

La Cámara Federal de Apelaciones entendió que no se agravan las condiciones de detención de Bareiro encontrándose éste en una unidad penal de la provincia de Salta y en función de esto, cayó el argumento para que sea válido el pedido de Hábeas Corpus de la defensa, rechazándose así las pretensiones del condenado y su defensor.

La novedad judicial tiene que ver básicamente con una cuestión del modo en que Pedro Ramón Bareiro cumple su condena y no modifica en nada el lapso temporal al que fue condenado, en una sentencia que hace tiempo cumplió su condición de condena firme.

GENERAL Narcocamioneta: nuevo revés judicial para Bareiro
deRedacciónPúblicado el 20 enero, 2019 COMPARTIR TWITEAR
Pedro Ramón Bareiro es el ex funcionario del Ministerio de Economía de Formosa que fue condenado a 10 años de prisión luego de haber sido encontrado junto a la camioneta oficial que manejaba y con la que tuvo un accidente, con 50 kilos de cocaína el 20 de febrero de 2016.

 

En mayo del año pasado la Justicia Federal lo condenó a 10 años de prisión, y hoy se encuentra detenido en el Complejo Federal III NOA del Servicio Penitenciario Federal con asiento en Salta.

La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia -Chaco- no hizo lugar a un recurso de Hábeas Corpus interpuesto por el abogado de Bareiro, Dr. José Félix Giménez, quien había presentado su escrito pidiendo que su defendido sea devuelto desde la unidad penal de Salta, a la Unidad 10 del Servicio Penitenciario Federal, con asiento en la ciudad de Formosa, fundando su pedido en acercamiento familiar.

Según los preceptos de la resolución judicial conocida en las últimas horas, y a la que tuvo acceso NoticiasFormosa, la razón primordial del traslado del detenido -Bareiro- al Complejo Penitenciario Federal III NOA de Salta era que se trataba de un “asimilado”, dado que es un familiar directo de un funcionario policial y ex funcionario público, y en la Unidad 10 del SPF de Formosa no existe un pabellón para el alojamiento de tales internos.

La resolución de la Cámara también establece que está documentado en el expediente, que el traslado de Bareiro fue convalidado por el tribunal a cuya disposición se encuentra detenido y que es ante esa magistratura que debe realizarse el cuestionamiento por la vía recursiva (Tribunal Oral Federal de Formosa). Esto es, que una vez notificado del traslado, Bareiro debió haber instruido a su abogado para que presente un Recurso de Apelación relacionado al traslado, en el término legal vigente, no correspondiendo un Recurso de Hábeas Corpus para dirimir un tema como el lugar de alojamiento de un condenado.

La estrategia de la defensa fue reclamar por el alojamiento de Bareiro en una unidad penal de Formosa -Cárcel U-10-, entendiendo que se agravaba la forma en que cumplía detención en razón de que “se lo priva de mantener contacto con su grupo familiar que se encuentra en la ciudad formoseña de Clorinda”.

La Cámara Federal de Apelaciones entendió que no se agravan las condiciones de detención de Bareiro encontrándose éste en una unidad penal de la provincia de Salta y en función de esto, cayó el argumento para que sea válido el pedido de Hábeas Corpus de la defensa, rechazándose así las pretensiones del condenado y su defensor.

La novedad judicial tiene que ver básicamente con una cuestión del modo en que Pedro Ramón Bareiro cumple su condena y no modifica en nada el lapso temporal al que fue condenado, en una sentencia que hace tiempo cumplió su condición de condena firme.

Así las cosas, a Bareiro aún le quedan por cumplir 7 años de sus 10 años de condena -en un caso que trascendió en todos los medios nacionales- y podría estar alojado en Salta por lo menos dos años más hasta cumplir la mitad de su pena y si los informes previstos por la ley lo benefician, podría acceder a Salidas Transitorias en el año 2021. Según la condena que le aplicó la Justicia Federal, Bareiro recién cumplirá el total de su condena en febrero de 2026.