El padre Pepe Di Paola arribó ayer a Formosa para cumplir con una intensa agenda en el marco de la lucha contra las drogas que encara la Pastoral Católica de Adicciones. En entrevista con La Mañana, señaló que hubo un avance de la propuesta del narcotráfico y el consumo en todo el país, por lo cual propuso que “es necesario declarar la Emergencia en Adicciones, con adhesión de las provincias”.Mencionó que las políticas públicas “no caminan” al mismo ritmo que el avance en la venta y demanda de todo tipo de sustancias.“Tanto en Formosa como en todo el país está difícil. Es grande la preocupación por el avance del narcotráfico y por el consumo, porque ambos avanzan de la mano. Se han bajado las edades en el consumo, es un problema grande para nosotros esta realidad, a la cual Formosa no escapa”, refirió.Agregó que hace dos años, estando la reunión de Comisión Federal con representantes de las Diócesis, concordaron que hubo un gran avance de la propuesta del narcotráfico y el consumo, pero que no habían prosperado a la par las políticas de prevención y de recuperación en todo el país.