Las cámaras empresarias que agrupan a las estaciones de servicio advierten que las petroleras restringen la venta de combustible por la falta de rentabilidad y piden reunión con el ministro de Energía, Javier Iguacel.

Seguir Leyendo
Las estacioneros sostienen que, por la devaluación del último tiempo, las naftas deberían haber aumentado más de 20 por ciento. Y que la falta de precio provocó restricciones en el suministro. Los comercializadores manifestaron que las petroleras impusieron cupos de despacho. Primero a las estaciones de servicio "blancas", sin bandera. Y luego a despachantes mayoristas y estaciones del interior del país.La Federación de Entidades de Combustibles (FEC) presentó una nota al Ministerio de Energía en la que fue al grano. "La restricción en el suministro de combustibles líquidos de uso automotor se viene verificando mediante simple negativa de provisión, como así también mediante la imposición de cupos, y la situación señalada puede derivar en inconvenientes en el fin de semana a largo", manifestó, según el sitio especializado Surtidores.Carlos Gold, presidente de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidorcarburos (Cecha) habló con Radio Mitre: "Un problema que hasta la semana pasada era de abastecimiento de las estaciones de servicio 'blancas', que no están encontrando proveedor adecuado, ahora pasó a ser un problema de algunas estaciones de servicio de bandera", dijo. "Hay petroleras que han puesto cupo de entrega de combustible y por encima de esos límites va un precio diferencial, lo cual representa un problema para el sector de cara al futuro", agregó.Según el diario La Nación, los expendedores de combustibles apuntan a Axion y Shell.Iguacel, en tanto, negó inconvenientes. "Hoy no hay restricción. Hay libre mercado", dijo a Radio Mitre. "Las refinerías tienen suficiente producción para abastecer al mercado", afirmó a La Nación.Sobre los precios, Gold afirmó: "El desfasaje es, como mínimo de un 30 por ciento". Para la FEC, las naftas deberían costar 23,4% más. Las petroleras aplicaron aumentos del 5 por ciento a comienzos de junio y de este mes. Pero la devaluación fue mayor y el 80 por ciento de los costos de producción de naftas está dolarizado.