Hubo decesos por la bacteria en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Misiones y Río Negro. El Ministerio de Salud Pública difundió una serie de recomendaciones de higiene para prevenir la enfermedad.

Seguir Leyendo
Un bebé de 20 meses de Viedma murió en un sanatorio privado de General Roca, Río Negro, infectado por Streptococcus pyogene. El fallecimiento se produjo el 3 de septiembre, pero las autoridades sanitarias locales lo confirmaron ayer. Con este caso, ya son seis los decesos causados por la bacteria. Corrientes no registra aún casos y mantiene el alerta en el sistema sanitario.Horas antes de conocerse la muerte del bebé de General Roca, se confirmó el deceso de un hombre de 40 años de Pergamino, el primer adulto fallecido por la enfermedad.El pequeño era oriundo de Viedma y había sido derivado a General Roca de urgencia. “Ya tenía una patología previa, estaba con neumonía y se sobreinfectó”, informó María de las Mercedes Iberó, secretaria de Relaciones Institucionales del Ministerio de Salud provincial.El caso, único en la provincia, no se dio a conocer en un primer momento hasta que ayer lo confirmaron fuentes del Ministerio de Salud de la provincia al diario Río Negro. Es el sexto caso conocido de fallecimiento por esta bacteria a nivel nacional y el rionegrino, el paciente de más corta edad.Situación local:En el país se confirmaron casos de infección por Streptococcus en la Ciudad y en provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Misiones y ahora Río Negro. Corrientes no tiene aún casos pero desde Salud Pública mantienen el sistema epidemiológico en alerta.A través de la Dirección General de Epidemiologia, explicaron que el estreptococo es una bacteria que se asocia a las infecciones de la garganta en los niños. Es la causa más frecuente de faringoamigdalitis aguda y que puede dejar secuelas graves como fiebre reumática o enfermedad renal sin tratamiento.Entre el 10% y12% de niños sanos tienen la bacteria en las amígdalas, pero no les da problemas; cuando estreptococo invade la garganta provoca una faringoamigdalitis conocida como “angina”. Esta es una de las infecciones más frecuentes en los niños.El Streptococcus pyogenes se trata sin problemas con los antibióticos como las penicilinas. No han aparecido cepas resistentes a ellas.Esta bacteria se transmite sobre todo por vía aérea. Cuando un niño enfermo tose, salen microgotas de saliva al exterior que pueden contener dosis infectantes, también se contagia a través de objetos que han estado en contacto con la boca del niño o zonas contaminadas (heridas). Si bien no es una enfermedad muy contagiosa, es fundamental tomar precauciones y/o medidas básicas de higiene.Recomendaciones:Las principales medidas a tener en cuenta para prevenir las bacterias son: -Lavado de manos. Evitar además el contacto con personas enfermas y hacer reposo domiciliario (es la mejor manera de prevenir la diseminación de cualquier infección).-No hay vacunas para esta bacteria en particular, sin embargo es importante tener completo el calendario regular de vacunación para evitar otras bacterias o virus que puedan causar infección respiratoria grave.Mantener un buen estado de higiene bucal y personal; cubrirse la boca y la nariz al toser; evitar el intercambio de saliva a través de vasos, bombillas, chupetes, mamaderas, juguetes u otros utensilios que se lleven a la boca.-Ventilar los ambientes; mantener una temperatura corporal adecuada, evitando enfriamientos y resfríos; evitar permanecer en lugares hacinados y mal ventilados.-Limpiar las instalaciones en forma diaria y poner énfasis en la desinfección de los pisos con lavandina diluida al 10 por ciento, equivalente a 1 litro de producto más 9 litros de agua.Los síntomas son: fiebre, dolor e irritación de garganta; cefaleas, lesiones en piel, erupción en cuello, tronco, brazos y piernas; enrojecimiento de la faringe y amígdalas e inflamación de los ganglios. Ante cualquier síntoma, concurrir al médico.