La obra del primer banco de leche de la provincia se encuentra terminada. Solo resta instalar el equipamiento del sector. El edificio se construyó en el Hospital Materno-Neonatal “Eloísa Torrent de Vidal” y contará con sala de donantes, recepción, consultorios, laboratorio, sector de procesamiento y almacenamiento e instalaciones sanitarias, entre otras áreas. La construcción demandó una inversión de $ 4.687.059.El titular de Salud Pública, Ricardo Cardozo, recorrió ayer las instalaciones y aseguró: “En días más, vamos a inaugurar con el gobernador Gustavo Valdés. La obra está prácticamente terminada, falta instalar el equipamiento, que ya lo hemos adquirido y, por supuesto, que esto va a ser un adelanto muy importante para el servicio de neonatología, fundamentalmente porque poder obtener buena cantidad de leche materna hace a la recuperación de los neonatos en cuanto a la nutrición”.En este contexto, explicó que “en el caso de neonatología, por el peso del paciente o por la vitalidad, a veces el bebé no se puede prender al pecho de la mamá y por lo tanto poder administrarle leche materna o calostro desde los primeros días de vida, más allá del cuadro crítico o no, es fundamental”.Resaltó que ese sector “va representar un orgullo para nuestro Gobierno porque en la región hay muy pocos y en el país, con las características que va a tener el Banco de Leche Humana de Corrientes, hay muy pocos”.En abril pasado, cuando la obra del banco de leche humana se encontraba en un 70 por ciento, la directora general de Salud Materno-Infantojuvenil, Nora Ropelato, destacó que “Corrientes será una de las pocas provincias que dispondrá de un banco de leche humana con estas características. Sumándose al de los hospitales “Dr. Ramón Carrillo”, de Córdoba; Materno-Infantil “Ramón Sardá”, de Buenos Aires; Lagomaggiore, de Mendoza; San Martín de La Plata y Perrando de Chaco”.La funcionaria remarcó que “la lactancia materna es esencial para la alimentación del recién nacido, y al mismo tiempo una herramienta muy importante para nosotros que venimos trabajando fuertemente en la reducción de la mortalidad infantil y neonatal”.“Durante la internación neonatal se considera prioritaria la alimentación con leche de la propia madre, para lo cual el hospital materno-neonatal cuenta con su centro de lactancia materna funcionando actualmente.Para las circunstancias en que los lactantes internados no pueden ser alimentados –total o parcialmente– con leche de sus propias madres, podremos recurrir a leche humana pasteurizada a través del nuevo banco de leche humana”, indicó.