Este viernes, pasó por el juzgado federal –en la sede de Perón- el secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Diego Arévalo. El funcionario no quiso hacer declaraciones en su paso por la Justicia en el marco de la causa Lavado II que tiene como principal imputada a la ex intendenta Aída Ayala.Sin embargo, su declaración tiene que ver para dar testimonio por “posibles sobreprecios en obras públicas durante la anterior gestión”, y en específico sobre la construcción de la avenida Edison.Arévalo testimonió ante Zunilda Niremperger por las declaraciones que había realizado en 2016 sobre los presupuestos para las obras públicas en la era de Aída Ayala.Así el funcionario fue citado a ante la Justicia por sus declaraciones se había indicado que esa obra que costaba $19 millones de pesos, licitada por la Municipalidad y que no se hizo por falta de recursos se proyectada iba a costar $40 millones, pero en la gestión de Jorge Capitanich se la concretó con un presupuesto de $29 millones.
La empresa que ganó la licitación y no hizo la obra es la misma empresa que ganó en la nueva licitación que se hizo para la misma obra pero ya en la gestión de Jorge Capitanich.La Justicia Federal investiga estos detalles en el marco de la causa por la que además están imputados Jacinto y Facundo Sampayo, Mónica Centurión, Carlos Huidobro, Alejandro Fischer, Fátima Rigassio, y los empresarios Pedro Martínez, Natalia Martínez Guarino (hija de Pedro Martínez); Ricardo Lopez Freschi; Luis Escobar y Rolando Javier Acuña.