Un diputado oficialista sugirió que detrás del ataque a Clarín estuvo la policía de la Ciudad


El diputado nacional del Frente de Todos, Eduardo Valdés, sugirió este miércoles que el ataque realizado a la sede del diario Clarín puede estar vinculado a un mensaje interno de la Policía de la Ciudad contra ese medio, y como consecuencia de las acciones tomadas por el gobierno porteño a raíz del crimen de Lucas González.

“Me parece que, a partir de que [Marcelo] D’Alessandro, el ministro de Seguridad, tomó la decisión de separar a los tres miembros de la Brigada, el monstruo que han construido hace que esto sea una advertencia”, afirmó en declaraciones a C5N.

Valdés, amigo personal del presidente Alberto Fernández, sugirió como móvil de la agresión la nota publicada por el periodista de Clarín Nahuel Gallota respecto del funcionamiento de las brigadas en la zona de la villa 21, de Barracas, tendiente a “cortar” a vendedores y compradores de drogas, feriantes o vendedores informales y personas que circulan en autos o motos para extorsionarlas.

Si bien Valdés expresó que no tiene pruebas, recalcó su derecho a dudar de cómo se produjo el ataque contra la empresa de medios y llamó la atención sobre la falta de acciones detrás de las personas que la cometieron.

“Es muy difícil ver a nueve personas que se juntan frente a la empresa, quizá la más importante de la Argentina, se ponen una una capucha, y accionan como los vimos acciona. Luego se retirarán y después de eso no los vimos nunca más”, opinó y se preguntó “¿Qué pasa con esas cámaras de seguridad?”.

Valdés estimó que debe haber entre ocho y nueve brigadas distribuidas en las comisarías de las 15 comunas porteñas. Para el legislador no está claro cuál es su accionar, más aún, tras la revelación periodística, de supuestas irregularidades en el desempeño de una de ellas.

El diputado, cercano al presidente Alberto Fernández, indicó que 2.200 efectivos de los 26.000 que componen la Policía de la Ciudad son brigadistas. Señaló que al parecer trabajan temáticas especializadas como narcomenudeo, pero remarcó que su accionar está envuelto en interrogantes. “¿A qué se dedican? ¿Qué hacen? ¿Por qué pueden andar sin uniforme sin autorización judicial si la ley lo impide?”, se preguntó.

Es más, según Valdés, se abrió una grieta dentro de Juntos por el Cambio a raíz del crimen de Lucas González. “Parece que hay internas. Están los halcones que lo miran muy mal a D’Alessandro porque separó a los efectivos y, los que quieren que nada cambie”, añadió. Mencionó que Patricia Bullrich admitió que jamás hubiera accionado contra los policías acusados.

El dirigente kirchnerista recordó, además, las denuncias que recaen sobre efectivos de la Policía de la Ciudad vinculados al grupo de la AFI Súper Mario Bros, a quien se acusa de haber espiado a Horacio Rodríguez Larreta, Diego Santilli y a Cristina Fernández de Kirchner en el Instituto Patria.

“Es tan [evidente] que no lo pueden controlar al monstruo que hasta le fue poner esto a Clarín porque había descripto cómo funcionaba esa brigada”, analizó.

 

“De pronto un periodista de Clarín publica lo que publica y le responden como le responden”, enfatizó y añadió: “El Frankenstein no lo dominan ni siquiera para que no lo ataquen a Clarín. En esa nota se sienten agredidos los miembros de Frankenstein”.

Valdés tomó distancia de la versión de un “autoatentado” desplegada por dirigentes del kirchnerismo inorgánico. Dijo que puede tratarse de un ataque al periodismo y no descartó que este grupo hayan sido el mismo que en su momento atacó la sede de Tiempo Argentino en 2016.

“Estos locos sueltos de las brigadas responden de esta manera frente a una nota que describe el accionar de una de las más de 90 brigadas”, insistió en su razonamiento.