La falta de vidrio preocupa y obligó a cambiar formatos

El principal sector golpeado es el vitivinícola que no puede o no encuentra sustitutos para movilizar su producción al mercado interno. Pero la escasez también golpeó a otros productos que usaban el formato botella de vidrio y hasta frascos.


Así hasta las fábricas de conservas o mermeladas tuvieron que adaptarse a nuevos envases (de plástico) para seguir enviando su producción.


Según reportó el sitio Rosario 3 en el país también las cervecerías artesanales fueron algunos de los actores más complicados.


“Hoy la mitad del costo se lo lleva el envase, la etiqueta, y esas cuestiones. También está caro el kilo de lúpulo, pero todo esto no lo podemos trasladar al cliente porque el poder adquisitivo nuestro cayó mucho. Actualmente la cerveza argentina está muy subvaluada, en todo el mundo está mucho más cara”, sentenció un fabricante de cerveza ante la consulta del medio.


En tanto más difícil la tienen las bodegas, que directamente no pueden pensar en reemplazar la botella de vidrio por una lata. Y se proyecta que deberán asumir más costos por la importación de envases que pidieron destrabar a Nación.