En Misiones advierten sobre el peligro de incendios luego de las heladas

Las bajas temperaturas registradas en distintos puntos de la provincia entre el lunes y ayer provocaron heladas que impactaron en la vegetacióny eso, sumado a la posibilidad de un rápido aumento de las temperaturas para las próximas horas, acrecienta el riesgo de incendios forestales.

El titular de la Federación Misionera de Bomberos Voluntarios, Waldemar Laumann, alertó en diálogo con la FM 89.3 Santa María de las Misiones sobre el crítico momento que vive la provincia en cuanto a los recursos hídricos, con ‘nacientes’ u ‘ojos de agua’ que se secaron y afectan el caudal de los arroyos, trazando un complejo panorama para los próximos meses en materia de prevención de incendios forestales, porque de esa manera “en caso de que tengamos que intervenir podemos encontrarnos con faltante de agua en algunas zonas”.

Laumann señaló que “la fuerte helada de estos últimos días en distintas zonas dejará, con un poco de sol y para los próximos días, un material vegetal combustible propenso para el inicio de un incendio. Pero todo depende del factor humano porque los incendios se producen en su gran mayoría por la mano del hombre, no es que cayó una chispita del cielo y se inició un incendio”.

En ese sentido dijo que “todos los misioneros y quienes transitan por nuestra provincia o lo van a hacer en los próximos días, deben tener la precaución necesaria, sobre todo en las banquinas de las rutas, al costado de las mismas, acordarse de que hay una ley que prohíbe la quema de residuos vegetales”.

El referente de los bomberos voluntarios de la provincia recordó que “se está hablando a nivel nacional de ver la forma de trabajar en quemas controladas para que el riesgo sea menor porque en muchos lugares ese tipo de acciones son necesarias para eliminar el rastrojo y otros, porque hacen daño. Es todo un tema que hay que discutir y rediscutir hasta que lleguemos a un acuerdo”.

Recalcó Laumann que “lo más grave de la provincia son los recursos hídricos porque todos los afluentes menores, desde las famosas nacientes que nosotros hablamos, se han secado”.

Lluvias y malas reforestaciones

Laumann manifestó que “el faltante de lluvias, sumado al mal manejo del suelo causan muchos daños. En las reforestaciones gigantes las máquinas han trabajado y tiraron el monte nativo hasta dentro del curso del arroyo.

Hoy se ven en reforestaciones que tienen entre 15 y 20 años y en medio de ellas vemos el lecho de piedra de donde antes corría un arroyito todos los días.

Ese problema está y seguirá así si no se hacen los controles y se para todo esto”.

Además, manifestó que en situaciones de incendios de grandes proporciones como el año pasado “si no tenemos recursos hídricos cerca y tienen que actuar las cisternas para la provisión de agua para los equipos de menor capacidad se complicará. Si tenemos que empezar a buscar a 30 o 40 km agua la cadena de efectividad se va dilatando hasta que se corte por el faltante de agua y será grave”.