Veintiún alianzas en total se terminaron inscribiendo anoche ante el Tribunal Electoral provincial para competir en las próximas elecciones, aunque en rigor, son seis las que tendrán alcance en toda la provincia porque el resto son distritales.

 

 

Se anotaron, entre otros, el Frente Progresista -alianza básicamente de socialistas y radicales-, el Frente Renovador para la Esperanza -identificado con Sergio Massa-, Frente Social y Popular, y Frente Izquierda de los Trabajadores.

 

En cuanto al peronismo, se anotó una alianza de once partidos que se llamará Frente Justicialista para la Victoria. Fue la opción intermedia que se había surgido en el congreso partidario, desoyendo la moción del sector de María Eugenia Bielsa que sugería una identificación que no remitiese explícitamente al kirchnerismo.

 

Finalmente, la mayor incógnita de la noche la protagonizó el PRO, que esperó hasta último momento para registrarse. Es que la negociación con el espacio peronista local Producción y Trabajo, referenciado por Sebastián Pignata, se extendió hasta el máximo posible tratando de conciliar posiciones que finalmente no cuajaron. Producción y Trabajo estaba dispuesto a sumarse al PRO conformando un frente, si en la denominación de la alianza no aparecía sólo la referencia al partido de Mauricio Macri, pero precisamente fue el jefe de gobierno porteño quien no aceptó la condición, y ordenó anotar la alianza como Unión Pro Federal. Producción y Trabajo quedó fuera también de la alianza que había anotado el peronismo y ahora espera que se definan los precandidatos a gobernador del PJ para decidir si acompañan a alguno o van sólo con una lista distrital para la ciudad.

 

Desde el Movimiento Popular Patria Grande manifestaron: “Queremos aclarar que quienes impulsamos a Carlos del Frade como diputado provincial somos las organizaciones nucleadas en torno al Frente Social y Popular que conformamos junto al MST, PSA, PTP, UP y Causa” informaron desde el órgano de prensa del movimiento.