El Ministerio de Educación de la provincia está decidido a regularizar los abusos que se vienen registrando en la toma de licencias médicas docentes de corta y larga duración. Por eso, la zaga de la “tablita” tiene ahora una segunda parte. La titular de la cartera, Claudia Balagué, convocó a los Colegios de Médicos de Santa Fe y Rosario y les pidió que investiguen un listado de 50 profesionales que durante el 2015 firmaron una gran cantidad de licencias a docentes.

Seguir Leyendo
“Algunos casos son muy llamativos, como el de una persona que firmó 2.000 certificados médicos en un año, a docentes de San Justo, Rufino, Villa Constitución o Florencia. Una cosa rarísima. Es inexplicable que un mismo médico pueda estar en todos esos lugares, salvo que tenga un helicóptero”, señaló Balagué, para graficar los ribetes ridículos de algunas situaciones.

En ese sentido, explicó que la auditoría que está haciendo el Ministerio sobre el sistema de salud laboral docente, arrojó “un listado de 50 casos muy sospechosos; no sabemos si son médicos y, si lo son, habrá que ver si están matriculados en la provincia de Santa Fe”.

“Se trata de un listado crudo, con información básica, que ahora tendrán que investigar los Colegios de Médicos -añadió la funcionaria-. Ellos tienen el poder de policía y un Comité de Ética para definir cuál es la gravedad de cada caso y las sanciones que corresponden aplicar”.

Al ser consultada sobre si estos certificados podrían ser apócrifos, Balagué insistió con que “eso lo van a dilucidar los Colegios de Médicos”, pero consideró que “personalmente creo que hay algunos profesionales involucrados. Por eso, hay que llegar a fondo, identificarlos y tomar las medidas que correspondan. La docencia en general valora que podamos separar los que realizan estas prácticas deshonestas, de los miles de maestros que son responsables en su trabajo”.

En el último año, la cartera educativa detectó situaciones irregulares en la toma de licencias médicas y administrativas. Por eso, llevó algunos casos a la Justicia y estipuló una “tablita” -que en su momento El Litoral dio a conocer a la opinión publica- con la cantidad de días a otorgar a los docentes por determinadas enfermedades de corta duración. El paso que siguió es convocar a las entidades que colegian a los profesionales de la salud para trabajar en conjunto.