Durante los próximos días, el repliegue del Paraná en los ríos, arroyos y lagunas que rodean a la ciudad será más visible. Se pronostica que bajará 47 centímetros en diez días y caerá a un nivel de 5,54 metros el sábado 27 de febrero, según la proyección del Sistema de Información y Alerta Hidrológico (SIyHA) de la Cuenca del Plata, que depende del Instituto Nacional del Agua (INA). 

 

 

Es un ritmo de bajante más pronunciado que el que se venía dando. Hay que recordar que el pico de esta crecida fue el 5 de enero (6,61 metros en el puerto local) y al río le costó un mes y medio bajar “sólo” 60 centímetros (hoy medió 6,01 metros). Ahora, en cambio, retrocedería casi 50 centímetros en diez días. 

 

Esta tendencia en la cuenca debería aliviar la situación en Colastiné Sur, que todavía está muy complicado por las filtraciones en las defensas y la altura de la napa —a nivel de superficie—, que “encharcan” los patios de los vecinos y las calles de arena del barrio costero, sobre todo cuando caen casi 200 milímetros en una semana (como sucedió en la última). 

 

 

Infografía El Litoral

En La Vuelta del Paraguayo es necesario que el río retroceda por debajo de los 5 metros para comenzar a considerar “la vuelta a casa”. En los refugios del municipio hay unas 600 personas que permanecen evacuadas.

 

A pesar de la coyuntura de bajante que ahora domina este tramo de la cuenca, esta semana desde el Sistema Federal de Emergencias (Sifem) advirtieron que se estiman “características del fenómeno de El Niño similares o superiores a las de 1983”, que provocó una crecida extraordinaria de 7,35 metros en la ciudad —la que tumbó el Puente Colgante—. Pero es un escenario de riesgo, que se podrá concretar o no de acuerdo a la evolución de las lluvias en la enorme cuenca del Paraná, que habrá que monitorear muy de cerca.

 

La tendencia, “aguas arriba”

 

Al analizar la coyuntura de la cuenca del Paraná, el último informe del SIyHA destaca:

 

— En Brasil, los niveles de embalse en la alta cuenca se ubican en valores normales para la época, recuperados por las lluvias de las últimas semanas. 

 

— El río Iguazú ahora está en valores normales pero podría darse un repunte acotado en los próximos días.

 

— El río Paraguay está estabilizado en el tramo argentino, pero sigue con valores altos en Paraguay.

 

— En Corrientes, Barranqueras, La Paz y Santa Fe, los caudales están en “leve disminución”. Para el 27 de febrero, por ejemplo, se proyecta que el nivel del río bajaría 46 centímetros en Corrientes y mediría 5,51 centímetros, un metro menos que el nivel de alerta (6,50 metros).