El pico llegará a la ciudad a mediados de diciembre. Con las lluvias actuales, se proyecta una crecida ordinaria que podría afectar a las familias que viven fuera del anillo de defensa. Se comenzarán a construir módulos ante la posibilidad de evacuaciones.

 

 

La crecida ordinaria del Paraná, por las intensas lluvias en el sur de Brasil, Paraguay y el noreste argentino, llegará a la ciudad a partir de mediados de diciembre. Esta mañana, la Municipalidad envió al Concejo el pedido de declaración de la emergencia hídrica y se informó que se construirán módulos para las familias que viven fuera del anillo de defensa, en la ruta 168 y en la Vuelta del Paraguayo, ante el riesgo de que sea necesario evacuar familias.

 

“Con las lluvias que se registraron hasta el momento, se trata de una crecida ordinaria con posible afectación de las familias que viven fuera del anillo de defensa”, explicó Andrea Valsagna, secretaria de Comunicación del municipio, al terminar una reunión del Centro de Operaciones de la que participó el intendente José Corral. 

 

En diálogo con El Litoral, Eduardo Aguirre Madariaga, director de Gestión de Riesgo del municipio, confirmó que se van a construir módulos para posibles evacuaciones en la zona de la Vuelta del Paraguayo y también cerca de Colastiné Sur. “Por ahora, los pronósticos son de una crecida ordinaria pero cómo puede seguir lloviendo en la cuenca es necesario estar preparados”, explicó el funcionario.

 

 

En el Puerto de Barranqueras (Chaco), el río ya superó el nivel de alerta, con una altura de 6,21 metros, y lo mismo sucedería en los próximos días en la ciudad de Corrientes, con un nivel que se proyecta en 6,57 metros para el sábado, según el Instituto Nacional del Agua (INA). 

 

En el norte de Santa Fe, se prevé que la cuenca del Paraná va a superar el nivel de alerta, en el Puerto de Reconquista, el sábado 10 de diciembre, con una altura de 5,14 metros. Ese día, en el Puerto de Santa Fe el nivel oscilaría alrededor de los 4,60 metros, según la proyección del INA, unos 70 centímetros por debajo del nivel de alerta (5,30 metros).

 

Las viviendas de la Vuelta del Paraguayo comienzan a tener dificultades cuando el nivel del río alcanza los 5,30 metros. En Colastiné Sur, las defensas resisten hasta los 6 metros, pero por encima del nivel de alerta hay filtraciones que complican las casas que están junto al terraplén y también se saturan las napas.