La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó que la disminución de las ventas está acorde a la recesión comercial del país; y que los compradores se inclinaron hacia los productos más baratos.

 

       

Las ventas minoristas por el Día de la Madre cayeron un 3,5 por ciento respecto de la misma fecha del año pasado, informó este domingo la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En un mercado que se mantuvo muy tranquilo, las ventas en esta fecha especial para las familias del país se mostraron en línea con el ritmo que el consumo viene registrando hace ya diez meses en un escenario de recesión económica. 

 

Según CAME, el público se inclinó más hacia productos de menor valor, como flores y plantas, productos de bazar o bijouterie, rubros en los que por poco dinero se podía comprar un lindo regalo. El mayor movimiento se concentró el sábado, aunque los comerciantes esperan que en la próxima semana se continúen concretando algunas compras que quedaron pendientes. 

 

El ticket promedio en los comercios relevados fue 390 pesos, apenas 8,3 por ciento superior al año pasado, lo que refleja los mayores recaudos que tomaron las familias al momento de gastar, dijo la entidad empresaria en un comunicado. El público financió todo lo que pudo con tarjeta, en la mayor cantidad de cuotas posibles: en general los locales operaron con tres pagos sin interés, que en algunos comercios se extendieron hasta seis. 

 

Las ofertas de las diferentes tarjetas de crédito y el programa Ahora 12, ayudaron a incrementar el volumen de ventas, señaló la entidad empresaria que representa a comercios y pymes de todo el país. Pero frente a la necesidad de liquidez que tienen los comercios, lo que sobresalió fueron los descuentos por pago en efectivo, que llegaron hasta el 40 por ciento. Los rubros más elegidos al momento de comprar fueron artículos Tecnológicos, seguidos por Indumentaria, Pequeños Electrodomésticos para cuidado personal, Perfumería y Servicios de Belleza. 

 

Pero casi todos finalizaron por debajo del año pasado. Un factor que restó ventas fue la venta ilegal en la vía pública, sobre todo en lencería, indumentaria y bijouterie, se quejó la entidad que preside Osvaldo Cornide. Los vendedores se instalaron en las avenidas comerciales de todo el país con imitaciones de marcas y precios muy bajos, perjudicando al comercio