La Asociación Bancaria anunció la medida que será por 24 horas y sin concurrencia a los lugares de trabajo. La medida es en demanda de la actualización del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y otras reivindicaciones, como continuidad del plan de acción que viene desarrollando el sindicato.

 

 

La conducción de la Asociación Bancaria (AB) que lidera Sergio Palazzo decidió hoy paralizar las tareas 24 horas el jueves próximo, ‘de forma independiente‘ a la resolución adoptada por tres centrales obreras, en demanda de la actualización del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y otras reivindicaciones, como continuidad del plan de acción que viene desarrollando el sindicato.

 

El paro se realizará durante toda la jornada y los turnos y sin concurrencia a los lugares de trabajo también en reclamo de ‘las reformas tributaria y financiera‘ y de que las entidades bancarias ‘se hagan cargo de una compensación y paguen lo que deben‘, anunció Palazzo en una conferencia de prensa ofrecida esta tarde.

 

En el encuentro con la prensa -realizado en la sede central sindical de Sarmiento 341- participaron también los secretarios adjunto y de Prensa, Andrés Castillo y Eduardo Berrozpe.

 

El plenario de secretarios generales de todo el país deliberó hoy y decidió paralizar las tareas el 28 para ‘no cargar más zozobra sobre la sociedad argentina en otra fecha esta semana‘ y ratificó de ese modo ‘la continuidad del plan de acción por el incumplimiento de los acuerdos y el convenio colectivo‘ laboral.

 

‘La fecha fue decidida por la Bancaria y en nada se relaciona con la decisión adoptada por las centrales obreras. Había que resolver una medida y un día para aplicarla y no se quiso cargar más zozobra sobre la sociedad argentina‘, puntualizó Palazzo.

 

El paro también fue resuelto en rechazo de ‘las tercerizaciones‘ en la actividad y a partir de que casi el 90 por ciento de los bancarios ‘están de manera real afectados por ganancias‘ manifestaron, ya que ‘el sueldo inicial de un trabajador bancario es de 11.549 pesos. Multiplicado por todo el año -13 haberes- son casi 120.000 pesos‘, sin contar adicionales ni horas extra.

 

Palazzo y Berrozpe aseguraron en un comunicado que ‘el jueves se parará también en rechazo de los elevados precios y las tasas de interés, porque el gremio defiende una economía en crecimiento, con empleo y vigencia de los derechos de los trabajadores‘.

 

‘Por eso la Bancaria respaldó muchas decisiones de los gobiernos inaugurados en 2003, como hoy apoya sin dudar la defensa del interés nacional frente a la extorsión de la usura internacional y de un juez de los Estados Unidos. El gremio demostró realismo y moderación cuando los formadores de precios y los especuladores presionaban como ahora para imponer una devaluación‘, subrayaron.

 

‘Los bancos suman ganancias siderales e incumplen leyes y acuerdos y, los sectores empresarios que especulan a diario con los precios y el dólar, gozan de un sistema impositivo regresivo con elevados niveles de evasión, con actividades de alta rentabilidad, bajas contribuciones y escaso trabajo argentino agregado‘, señalaron.

 

Palazzo y Berrozpe expresaron en representación del Secretariado General y del plenario que los banqueros ‘no abonan categorías, adicionales de convenio u horas extras; mantienen tercerizaciones para pagar menos salarios a miles de bancarios; deben millones de días de vacaciones y escamotean ese plus; imponen el fraccionamiento de las licencias, impidiendo el descanso, eludiendo así contribuciones a la seguridad social‘.

 

‘Ello afecta la recaudación fiscal, mientras mantienen un poderoso lobby para que no se modifique la estructura tributaria que favorece a quienes más tienen. La mayoría de los bancos se niega a compensar el efecto del impuesto a las ganancias a los trabajadores, a excepción de directores y gerentes‘, dijeron.

 

La protesta del jueves incluirá movilizaciones en el interior del país y, en la Capital Federal, está prevista una masiva marcha hacia las sucursales del Banco Ciudad, por ser ‘la única entidad que descontó el día de paro del 8 de agosto a los trabajadores‘.