En el marco del Plan Abre, de intervención integral en barrios, el gobierno provincial y la Municipalidad de Santa Fe lanzarán hoy el Programa de Economía Social Ideas en Marcha. El objetivo es fortalecer las estrategias de inclusión socio-productivas orientadas a personas en situación de vulnerabilidad social, y en este debut se pondrá en funcionamiento en Centenario, Fonavi San Jerónimo, Varadero Sarsotti, Chalet, Arenales y San Lorenzo.

 

 

La finalidad es brindar formación, capacitación, acompañamiento y financiamiento a mayores de 16 años con ganas de capacitarse y/o llevar adelante un emprendimiento productivo. El último escalón –al cabo de varios meses de talleres– consiste en promover espacios de producción colectiva en cada barrio. La convocatoria tuvo repercusión ya que hay 180 personas inscriptas.

 

“Queremos establecer relaciones de conocimientos, articulaciones y propuestas de producción centradas en prácticas individuales y asociativas”, dijo el director de Economía Social municipal, Mariano Cuvertino, quien valoró la articulación con provincia y el apoyo de las vecinales.

 

El funcionario local dijo que “el programa está conformado por tres etapas: la primera, de orientación ocupacional, donde se trabajará junto al participante en alcanzar su meta laboral, elaborando el mejor perfil que permitirá la inserción en el mundo del trabajo”. Según explicó, esa definición “permitirá acompañar a la persona en el autodescubrimiento y la elaboración de un proyecto personal”, a la vez que éstas tendrán información sobre la oferta académica y las particularidades del mercado laboral.

 

La segunda etapa es la capacitación en oficios, que será el marco para adquirir conocimientos que posibiliten el inicio de un emprendimiento o el mejoramiento de las habilidades personales para la búsqueda de empleo. Para ello “se montaron talleres de formación en diversas instituciones de los barrios a trabajar” con el Plan Abre.

 

Esa instrucción comenzará a funcionar a partir del segundo mes de iniciado el programa y comprende los rubros de herrería, carpintería, marroquinería, textil y gastronomía (ver Los talleres), en distintos centros barriales.

 

Culminadas estas dos etapas, “el participante dispondrá de las herramientas para intentar reinsertarse en el mercado laboral”, también habrá una instancia de trabajo colectivo, “ya que la infraestructura que se monta en los barrios queda instalada y abierta al uso de los participantes del programa, facilitando al emprendedor incipiente no tener que adquirir la maquinaria para sus primeros desarrollos productivos durante los seis meses posteriores a la capacitación”.

 

“Así se generarán condiciones para el desarrollo de emprendimientos autogestionados, individual o colectivamente, o también denominados autoempleo”, recalcó Cuvertino. En tanto, contó que al finalizar el programa los participantes podrán acceder a las propuestas que ofrece el Centro de Emprendedores de la Economía Social, ubicado en Pedro Víttori al 4.200. Articulación estatal

 

—Cuvertino, ¿qué plazos se dan el municipio y la provincia para replicar la experiencia en otros barrios?

 

—Ahora el programa estará destinado a los barrios del suroeste de la ciudad de Santa Fe: Centenario, Varadero Sarsotti, Fonavi San Jerónimo, Chalet, Arenales y San Lorenzo. En septiembre comenzará a funcionar un grupo en el barrio Santa Rita, en las instalaciones de la Escuela 508, en el marco del dispositivo El Patio del Ministerio de Educación de la provincia y se prevé el inicio de nuevos grupos en Santa Rosa de Lima en los próximos meses.

 

El funcionario municipal opinó que esta rama del sistema “está conformada por un conjunto de agentes que se organizan de diferentes formas asociativas, en las que prima el interés general por sobre el individual”. También, “donde prevalece el trabajo por sobre el capital y se generan lazos solidarios de diferentes tipos que permiten la democratización de las prácticas económicas”.

 

Desde esa perspectiva, manifestó que “se busca –por un lado– el desarrollo y fortalecimiento de pequeñas unidades productivas dirigidas a satisfacer las necesidades del grupo social al que pertenecen; a la vez de desarrollar en ellas capacidades de inserción productiva y comercial, propiciando el encadenamiento productivo solidario”.

 

Al respecto, recordó que “el Centro de Emprendedores de la Economía Social es un espacio de articulación de las distintas experiencias de economía social de la ciudad y la región, cogestionado por el gobierno de la provincia, el municipio santafesino y la Universidad Nacional del Litoral”. En ese espacio también se brindan capacitaciones y asistencia técnica, además de microcréditos bajo la metodología de garantía solidaria.

 

Por último, el Foro Provincial de Economía Social y Solidaria consensuó un proyecto de ley con el objetivo de desarrollar este rubro, mediante un marco jurídico común para el conjunto de los sujetos que la integran. Así se favorecerá “la institucionalización de los valores y prácticas ejercidas” y viabilizarán “los procesos de producción, comercialización, intercambio y consumo de bienes y servicios”. Dicha iniciativa se discute en la Legislatura, y cuenta con al apoyo de los ejecutivos provincial y municipal.