La tendencia es que las mamás eligen sus propios regalos: la gran mayoría esperó al jueves para pagar en 12 cuotas. Los comerciantes esperaban que el clima y la financiación ayuden a repuntar las ventas.

 

Seguir Leyendo
Con refuerzos de vendedoras, precios especiales y carteles que anuncian la promociones bancarias, los comerciantes aseguran que hoy comenzó el movimiento de ventas por el Día de la Madre. La fecha constituye un pico en las cifras de la temporada: es la segunda más importante, después de Navidad. 

En los últimos años, las ventas que antes empezaban con el mes de octubre ahora se concentran en los tres días previos: jueves, viernes y sábado, especialmente con el programa Ahora 12 que permite comprar en 12 cuotas durante estos días. 

“Antes era todo el mes, pero desde que están las cuotas la gente espera al jueves para poder financiarlas”, dijo Ingrid Aguirre, detrás del mostrador de una casa de accesorios.

Algunos comercios incluso permitieron a sus clientes reservar los regalos para poder retirarlos en estos días y financiarlos con tarjeta. “Esperemos que vengan a buscarlos porque tenemos muchos”, contó Susana Brarda, y mostró la cantidad de bolsas con moño puesto que esperaban ser retiradas debajo del mostrador.

Norberto Raselli, presidente del Centro Comercial de Santa Fe, fue optimista en sus expectativas. “Esperemos que las ventas de esta semana crezcan, teniendo en cuenta la fecha. El Día de la Madre es especial, la gente busca estar presente y se evidencia en el consumo, y eso es lo que espera el comercio”. 

Los informes mensuales elaborados por el Centro de Informes del Departamento de Investigaciones Económicas y Sociales de la entidad indican que la inflación se desaceleró pero el consumo todavía no arroja números alentadores. “Los datos de agosto y septiembre indican que la inflación cedió en forma importante pero no así la recesión. Hasta que no tengamos mayor producción y consumo interno seguiremos así, y es lo que nos preocupa”, planteó Raselli. 

La aparición del sol a media mañana fue celebrada a uno y otro lado de la vidriera. En la peatonal, una gran mayoría de señoras caminaban, bolsas en mano, en busca de regalos para sus madres, suegras y nueras, e incluso para ellas mismas. Adentro de los comercios, los vendedores lamentaron que el clima no aliente a salir de compras. “Esperábamos buenas ventas para el día de ayer pero con la lluvia no tuvimos el movimiento que pensábamos, ojalá los días se pongan lindos y la gente salga a comprar”, dijo Florencia, vendedora de un local de ropa.