"El gobierno provincial quiere evitar los quebrantos de quienes generan la riqueza y proteger los bolsillos de los santafesinos", se despachó el ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, al referirse a la iniciativa de su cartera de ofrecer a los santafesinos precios claros sobre los costos de la leche en la cadena de valor.

 

 

Para el ministro el plan "está en marcha, avanzando y creciendo, a pesar de los obstáculos que se interpusieron para lograr los objetivos que desde el Ministerio se ha propuesto el gobierno", porque "Santa Fe es la única provincia que se animó a publicar en una página web las capacidades de pago del sector industrial y comercial en la cadena láctea".

 

Este abordaje –dice Contigiani- permitió establecer que "hay quienes esconden la capacidad de pago que pertenece al tambero y al consumidor, esto se está encarando oficialmente y el triunfo se basa en que nadie ha salido a cuestionar ni impugnar técnicamente o científicamente el contenido de la información que se vuelca a la población, solo han sido capaces de apelar a las descalificaciones personales".

 

Además, manifestó que "se avanzó en constituir la consignataria de leche que colabora con la transparencia del mercado lechero, porque se logró tipificar la leche, se definió un contrato agrario, y se estipuló una banda de precios de esa consignataria".

 

El ministro explicó que por medio de esta medida "que apuntó a la transparencia, permitirá dar batalla al proceso de cartelización que habían generado quienes compraban a los tamberos ofreciendo un precio poco razonable, y dar nacimiento a una nueva figura en la que los 4.100 productores puedan defender el valor de su producto mediante la asociación para no tener que negociar individualmente. Y el acierto de esta idea se plasmó cuando en la última reunión se logró juntar dos millones y medio de litros de leche, es decir una buena parte de esos ocho millones de litros que producen los tamberos en tiempo normales, dejando de lado la coyuntura del sector por razones climáticas", comentó animoso.

 

Contigiani también precisó que el beneficio para los productores, no es menor "porque por primera vez se podrá establecer un precio por el volumen de la comercialización, pero también ir a un esquema futuro de agregado de valor, en el que los precios reflejen una aproximación a la justa ganancia que tienen los productores para defender el precio, pero además, integrar los volúmenes de leche para entre todos pensar en obtener una planta de suero o una de secado de leche integrada por los productores y la industria orientándose esta sociedad a la exportación".

 

"Hay que romper con todo un sistema que no funciona a favor de la población, la industria por un lado, la producción primaria y los servicios por otra, sino integrados. Nueva Zelandia demuestra al mundo que este sistema debe ser integrado en cadena donde el productor debe ser parte del mismo negocio en el que debe llegar hasta la góndola del mundo o del mercado local, para protegerse y evitar que los formadores de precios le manejen el negocio y perjudiquen también a los consumidores", aseveró.

 

Contigiani aseguró que este proyecto se va en camino de poder "exigir a la industria un contrato, para fijar cuanto se pagará, qué cosa y en qué tiempo, cuando la industria se encuentre con millones de litros de leche, y romper con situación dominante del industrial que hoy recibe la leche y a su arbitrio elije un precio con descuentos que paga a 30 ó 60 días dependiendo de los dicterios de la propia industria".

 

Por último, el ministro Contigiani consideró que "estos pasos se están dando dentro de los parámetros establecidos por la política" de su cartera, y reflexionó " que los indicios que se están manifestando producto de aplicar estas reformas, servirá para que paulatinamente tanto productores como consumidores de productos lácteos no sigan en condición de rehenes de los caprichos de quienes pretenden capitalizar la mayor ganancia desconociendo a quien le provee la materia prima para sostener su negocio y a quien debe consumirla pagando márgenes injustificables", concluyó.