El productor agropecuario Gustavo Grobocopatel advirtió hoy sobre el impacto de las precipitaciones en la producción de granos, y evaluó que “aunque dejara de llover el prejuicio es grande”.

 

 

“Esperábamos cosechar 60 millones de toneladas (de soja), pero distintas instituciones ya hablan de un daño de dos a tres millones de toneladas”, alertó en declaraciones formulados a la radio FM Con Vos.

 

Grobocopatel sostuvo además que “si siguen las lluvias, cada día el problema se agrava en forma exponencial, porque el grano se empieza a dañar”.

 

“Es un prejuicio importante y va a influir en la falta de divisas, si bien la menor oferta de soja en el mercado internacional hizo aumentar el precio o detuvo la baja, por lo que hay una compensación”, dijo el productor.

 

Se refirió, por otra parte, a las medidas del gobierno que, a su juicio, “tratan de resolver problemas que venían postergados, desequilibrios macroeconómicos, falta de apertura al mundo, decrecimiento de la actividad industrial, baja de importaciones y exportaciones, y ausencia de inversiones extranjeras o locales, lo cual generó un parate en la economía”.

 

“Era como un Titanic que iba al témpano; lo que hizo el gobierno fue tratar de bajar la velocidad y de esquivarlo, pero esto no es gratis”, consideró.

 

Según Grobocopatel, “venimos de un período donde se había construido un relato en contra del capitalismo, de la actividad privada, con muchos prejuicios sobre el mundo y lo que afectaba a la Argentina, y me parece que el mundo tiene problemas y los va solucionando, mientras otros países lo ven como oportunidad y no como un peligro”.

 

“Hasta ahora se estuvo tratando de resolver problemas del pasado y se empezó a dibujar hacia donde hay que ir, y todos queremos que sea rápidamente”, concluyó.