Los ministros de la Producción de Entre Ríos, Carlos Schepens, y Santa Fe, Luis Contigiani, se reunieron para analizar la situación de la lechería en ambas provincias, frente a la crisis que atraviesa el sector, fundamentalmente en materia de precios.

 

 

Tras el encuentro, Schepens aseguró que “el tema lechero urge una solución, porque está en un escenario prácticamente desesperante”.

 

El funcionario insistió en que “el sector está reclamando una solución urgente a sus problemas" y aclaró que, "más allá de que reconocemos que el gobierno nacional desde el inicio mismo de su gestión nos citó para trabajar con la lechería, la situación requiere de una respuesta concreta para salir de la contingencia”.

 

“Desde Entre Ríos estamos en contacto permanente con los productores y hemos estado haciendo lo que ellos nos solicitaron, que es bregar por la transparencia en la actividad; pero, la asimetría entre el principio y el final de la cadena de valor es muy grande y necesita de una pronta resolución”, explicó.

 

Schepens reconoció: “Coincidimos con la hermana provincia de Santa Fe en que el gobierno nacional debe instrumentar un salvataje urgente a los tamberos, sobre todo en el abordaje de los precios porque el valor actual está muy por debajo del nivel de rentabilidad, lo que es una amenaza cierta de quiebra de los productores”.

 

Por su parte, el ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, sostuvo: “Ambas provincias compartimos que es necesario que el Estado nacional asuma el compromiso de ejecutar políticas públicas e intervenga en la cadena láctea, porque creemos que se pueden recuperar precios que beneficien al productor y al consumidor, transparentando una cadena que genera mucha desconfianza, fundamentalmente con el sector industrial y comercial, especialmente en los grandes supermercados”.

 

Participaron también del encuentro el secretario de Comercio Interior y Servicios de Santa Fe, Juan Pablo Diab, y el subsecretario de Industria de Entre Ríos, Mario Acuña.