El presidente de la Cámara Argentina de Productores Integrados de Pollos (CAPIP), Ricardo Unrrein, advirtió hoy que los criadores del sector están "trabajando a pérdida total" y aseguró que la situación es "peor" que la que atraviesan los productores de leche.

 

 

Argumentó que los criadores reciben de los frigoríficos "entre 2,70 pesos y 3 pesos" por animal, mientras que su producción les cuesta "4,50 pesos".

 

Además, dijo que el precio del pollo que se vende en los supermercados, donde "el kilo en góndola está rondando los 40 pesos", surge de una negociación de esos locales con los frigoríficos.

 

"El frigorífico nos provee el pollito bebé de un día de edad y nosotros se lo devolvemos con 48 días de edad y con un promedio de unos tres kilos", explicó Unrrein.

 

Y protestó: "En este momento, estamos trabajando a una pérdida total: no ganamos nada porque el frigorífico a nosotros nos está pagando entre 90 centavos y 1 peso por kilo de pollo, o sea que por cada pollo nos dan entre 2,70 pesos y 3 pesos, y a nosotros nos está costando más o menos 4,50 pesos producirlo". "Nosotros estamos peor que los de la leche", graficó en diálogo con radio 10.

 

Unrrein puntualizó que "el kilo de pollo en góndola está rondando los 40 pesos y a la salida del frigorífico está a 22 pesos".

 

"A nosotros se nos ponen los pelos de punta de escuchar esos precios porque por el trabajo de criarlo, que es la mayor parte (de la cadena de producción), nos están pagando 90 centavos", concluyó.