En el pico de circulación de los virus gripales y de las infecciones respiratorias, en la provincia de Santa Fe 14 personas murieron por cuadros gripales que se agravaron. Uno de estos pacientes vivía en Santa Fe y otro en Santo Tomé. Además se registraron cinco casos fatales en Rosario y uno en las siguientes localidades: Ceres, Arroyo Seco, Las Parejas, Roldán, Casilda, Tororas y Fray Luis Beltrán, de acuerdo al último informe del Ministerio de Salud de la provincia.

 

 

Son todos adultos de entre 32 y 84 años. “De los catorce, doce tenían factores de riesgo y ninguno de ellos había sido vacunado contra la influenza en 2016”, indicó la cartera sanitaria.

 

En comparación con el 2015, este año la aparición de la circulación de las cepas virales de influenza se adelantó en siete semanas y comenzó a finales de abril. Por esta razón estamos atravesando el pico de contagios, una situación que incrementó un 60%, en promedio, la atención en las guardias de los hospitales de la ciudad y también en los sanatorios.

 

El 44% de la población que pertenece a grupos de riesgo (embarazadas, niños menores de dos años, adultos mayores de 65 años, puérperas y enfermos crónicos, entre otras) en la provincia fue inmunizada con la vacuna que protege contra las tres principales cepas de gripe: H1N1, H3N2 y B). En total se aplicaron 252.146 dosis y la meta es vacunar a 568.977 personas. 

 

“Es muy importante insistir para que aquellos que tienen riesgo de complicaciones por pertenecer a grupos de riesgo hayan recibido este año la vacuna antigripal”, advirtieron desde el Ministerio de Salud.