La mitad de los barrios santotomesinos quedaron sin luz hasta media mañana. La EPE logró normalizar el servicio. En la capital provincial se registraron cortes en el centro y en muchos barrios. En la ciudad se acumularon unos 100 milímetros de lluvia, lo que provocó que se inunden en forma temporaria algunas calles en Candioti, en el norte y en la zona de la Costa.

 

 

Facundo Zuviría desde Obispo Boneo hacia el norte se convierte en un arroyo cada vez que llueve por un problema estructural: no cuenta con desagües pluviales. En esta zona se corta preventivamente el tránsito para evitar que la circulación genere “oleaje” y el agua ingrese a las viviendas. Foto: Pablo Aguirre 

 

La fuerte tormenta de anoche provocó importantes daños en la red de la Empresa Provincial de la Energía (EPE). La mitad de la ciudad de Santo Tomé estuvo sin energía eléctrica hasta bien entrada la mañana y también se registraron problemas en el centro, en Bulevar Gálvez y en varios barrios del norte y el sur de la ciudad.

 

En horas de la siesta, el servicio de la EPE se restablecio en la vecina ciudad, con la excepción de algún reclamo puntual. 

 

En plena tormenta, se inundaron varias calles de la ciudad y el fuerte viento derrumbó muchos árboles en distintos barrios. En una recorrida por la ciudad, El Litoral detectó árboles caídos en Juan de Garay y San José; y en Uruguay y Saavedra. Esta situación interrumpió el servicio en varias manzanas del sur de la ciudad. “Estamos sin luz desde anoche. Por suerte no había ningún auto estacionado debajo del árbol; en esta cuadra suele haber muchos vehículos”, comentó una vecina de Uruguay y Saavedra. 

 

En Francia y Bulevar Pellegrini también se cortó un cable de la EPE. Y a los costados del murete que divide las dos manos de la avenida Alem había restos de ramas caídas. 

 

Esta mañana, todavía había algunas arterias anegadas, como el norte de Facundo Zuviría. Como sucede cada vez que llueve, se cortó el tránsito por esta avenida desde Obispo Boneo hacia el norte. Es una zona con un problema histórico por la falta de desagües. Sobre calle J. Méndez al 5900 (desde su intersección Blas Parera y 3 cuadras hacia el oeste), esta mañana la calle permanecía tapada de agua. “Antes no se inundaba, pero ahora sí porque cuando hicieron una obra destaparon un desagüe”, comentó un vecino.

 

Un lector se comunicó con El Litoral para reclamar por el anegamiento en avenida Perón al 4700, cuando ya había dejado de llover.

 

Cortes de energía

 

Desde la EPE le aclararon a El Litoral que la causa del corte en Santo Tomé fue la salida de servicio de un distribuidor (en calle Mosconi). A la cuadrilla se le complicó restablecer el servicio porque el sector en el que está el distribuidor estaba anegado.

 

En Santa Fe, en la zona de la Iglesia del Carmen, se inundó y explotó una cámara de la EPE a las 3 de la madrugada. Esta situación dejó sin energía a varias manzanas cercanas. Uno de los edificios de la zona cuenta con 18 pisos. “No sólo estamos sin luz, sino que al no contar con energía no funcionan las bombas que cargan los tanques de agua, así que la complicación es doble”, se quejó una vecina.

 

Un flete esperaba en la esquina de San Martín y Tucumán. “Me había organizado para venir a sacar unas cosas del departamento, pero es el piso 18 y va a ser imposible bajarlas por la escalera”, comentó una mujer, mientras despachaba al fletero.

 

Además, los vecinos reclamaron que se les complica comunicarse con el 0800 de la EPE (0800 777 4444) y que no pueden dejar mensajes de texto de sus reclamos a través de la red de Personal (hay que enviar al 22215 un mensaje con la palabra LUZ, luego un espacio, y después el número de cliente).

 

Los vecinos que se comunicaron al Whatsapp de El Litoral (3426305344) reclamaron por cortes en barrio Alfonso, en Villa Setúbal —el barrio cercano a la Universidad Tecnológica— y en Los Hornos, entre otros puntos de la ciudad. En este último barrio, los semáforos de avenida Facundo Zuviría entre Gorostiaga y Ángel Cassanelo no funcionaban. 

 

Pasado el mediodía, la EPE tenía unos 100 reclamos domiciliarios por corte del servicio, pero es probable que la cifra aumente en las próximas horas.