El Centro de Información Judicial publicó la investigación de 300 páginas del fiscal, en la que imputó a la Presidenta y a Timerman, entre otros, por un "plan delictivo" para beneficiar a los iraníes en la causa AMIA.

 

 

Este martes se dio a conocer la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, a cargo de la investigación de la causa AMIA, quien reclamó que la presidenta Cristina Kirchner y su canciller, Héctor Timerman sean indagados por la Justicia bajo la acusación de querer encubrir a Irán por el atentado, además de "fabricar la inocencia" de los ex funcionarios iraníes involucrados en el hecho.

 

En el escrito, Nisman busca "denunciar la existencia de un plan delictivo y una decisión deliberada de dotar de impunidad a los iraníes acusados en dicha causa" y afirma que fue "orquestado por altas autoridades del Gobierno nacional con la colaboración de terceros".

 

El fiscal habla de "la decisión deliberada de encubrir a los imputados de origen iraní, como surge de las evidencias, fue tomada por la cabeza del poder ejecutivo, Cristina Kirchner, y ejecutada por el canciller Héctor Timerman".

 

Dentro del "plan encubridor" ubica también a Luis D'Elia, Fernando Esteche, Alejandro Khalil, Andrés "Cuervo" Larroque, Héctor Yrimia y un sujeto mencionado como "Allan", quien habría desempeñado o un rol relevante en los hechos y –según Nisman- se trataría de Ramón Allan Héctor Bogado.

 

Le adjudica a Timerman haber acordado un Memorando de Entendimiento "abiertamente inconstitucional", que además "garantiza la impunidad de los acusados iraníes", y asegura que también "cerró acuerdos secretos mucho más beneficiosos para los prófugos".

 

El Centro de Información Judicial (CIJ) publicó la investigación de 300 páginas.