La Cámara de Diputados firmó este martes por la tarde en un plenario de comisiones el dictamen de mayoría del proyecto de ley de Pago Soberano, tras una exposición del ministro de Economía, Axel Kicillof, y del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

 

 

El texto, que reabre el canje de deuda y cambia la jurisdicción de pago, será tratado este miércoles en el recinto, donde se espera que el oficialismo no tenga inconvenientes para sancionar la ley.

 

El titular de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Roberto Felleti, adelantó a su vez que el próximo lunes el ministro de Economía volverá a Diputados para explicar el proyecto de Presupuesto 2015, que ingresará ese mismo día al Congreso.

 

Para conseguir la sanción de la Ley de Pago Soberano el oficialismo tiene garantizado el piso de 129 legisladores para abrir la sesión y los votos para aprobar el proyecto, dado que ya cuenta con el respaldo de más de 132 diputados del oficialismo, aliados y algunos opositores.

 

El proyecto sancionado por el Senado propone declarar de interés público la reestructuración de la deuda realizada en 2005 y 2010 y el pago soberano local, que comprenda al 100 por ciento de los tenedores de títulos públicos de la República Argentina, en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables. 

 

Crea también en el ámbito del Congreso una Comisión Bicameral Permanente de Investigación del Origen y Seguimiento de la Gestión y del Pago de la Deuda Externa de la Nación.

 

Domínguez afirmó que "este miércoles estaremos en el recinto los que vamos a votar por la Argentina y los que van a votar por (el juez, Thomas) Griesa", en referencia a la sesión donde se tratará la Ley de Pago Soberano. 

 

"La oposición debe 'desgriesarse' para poder acompañar la Ley de Pago Soberano, porque está en juego el futuro de la Argentina", sostuvo Domínguez. Y recordó que "algunos de los que estarán en el recinto pretenden gobernar el país y deberían explicar por qué quieren que se caiga la reestructuración de la deuda que representa un endeudamiento que se inicia en 120.000 millones de dólares y no sabe cuál es el techo". 

 

En tanto, Feletti afirmó que con esta iniciativa "la Argentina busca expresar tenazmente su voluntad de pago como forma de defender una reestructuración de deuda exitosa que permitió al país crecer y reducir su desempleo y su desigualdad", y recordó: "Ante un impedimento del juez Thomas Griesa y su sentencia de pagar en Nueva York, lo hacemos en otras sedes".