Adolfo Rubinstein defendió el proyecto que cobra si no hay reciprocidad en los servicios públicos y que sumó controversia con Bolivia.

 

Seguir Leyendo
"Alguien paga la cuenta y hay que transparentarlo", dijo el ministro de Salud, en defensa del proyecto oficial para cobrarles a los extranjeros que usen los servicios de salud y educación, en caso de que no haya reciprocidad con sus países de origen, y que sumó controversia con el gobierno de Bolivia.La iniciativa fue presentada por un grupo de diputados de Cambiemos después de que el jefe de Gabinete Marcos Peña la avalara y pidiera su debate en el Congreso, luego de que Jujuy adelantara que avanzaría con esta medida."No suena descabellado cobrarles un seguro o cobertura de atención a los que no habitan en la Argentina, que no son residentes", consideró Adolfo Rubinstein, que aclaró que esta medida "no correrá para las emergencias, sino para los servicios y prestaciones programadas", en una entrevista a Arriba Argentinos.En esta línea, el funcionario dijo que "hay que trabajar sobre las enormes inequidades que existen en la atención de problemas prioritarios para los argentinos". "En cualquier país se paga un seguro del viajero para contar con atención médica", recordó.Rubinstein admitió que aunque "no hay cifras consolidadas" sobre la atención médica a extranjeros en la Argentina se reciben a "un importante número" de pacientes no residentes para operaciones y tratamientos de alta complejidad, en centros como el Hospital Garrahan.a iniciativa determina que solo deberán pagar los extranjeros que usen servicios tanto de salud como de educación pública que permanezcan de manera temporaria y no permanente en la Argentina y que no tengan convenios de reciprocidad con sus países de origen. "La ley migratoria actual le da al Estado argentino la posibilidad de suspender el goce de ciertos derechos a los extranjeros si no hay convenios con los argentinos en ese país de origen", dijo en TN Central el diputado de la UCR en Cambiemos Luis Petri, uno de los que firmó el plan."Buscamos que haya igualdad en el trato. Si existe la reciprocidad en el país de origen, el extranjero va a poder atenderse de forma gratuita", aclaró. "Queremos que haya reciprocidad en el trato y que existan convenios de compensación. Si no lo hay, habrá un cobro de un arancel que tenga en cuenta el costo del servicio", indicó el legislador oficialista.