Uno de los tres referentes de la central obrera admitió que la conducción tripartita ya no funciona. Además, confirmó su apoyo a la marcha del 21F: "No es un reclamo sectorial, hay muchas razones para protestar como el deterioro social y económico del país.

Seguir Leyendo
A solo cinco días de la marcha contra el gobierno que impulsa Hugo Moyano, uno de los referentes de la Confederación General del Trabajo (CGT) confirmó que la conducción de la central obrera ya no funciona como tal porque se encuentra totalmente fracturada."El triunvirato entró en una crisis profunda, el ciclo está agotado", sentenció esta mañana Juan Carlos Schmid, al hablar de la división interna que sufre la conducción tripartita que hasta ahora compartía con Héctor Daer y Carlos Acuña, dos gremialistas que no apoyan la protesta de Moyano.Lea más: La CGT, dividida por la marcha de Hugo Moyano: quiénes lo apoyan y quiénes no .El líder del sindicato de Dragado y Balizamiento señaló –en diálogo con Luis Novaresio por radio La Red– que el vínculo entró en una crisis terminal cuando "se desobedeció la medida de fuerza ordenada en diciembre pasado"."(El triunvirato) está desautorizado para tomar acciones, ya no tiene sentido seguir al frente cuando hay miradas distintas de la realidad", diagnosticó el gremialista.En el mismo sentido, Schmid apuntó: "Hay que barajar y dar de nuevo. El estatuto dice que tiene que conducir una persona, pero ese no es el tema. Si nosotros tomamos decisiones en el colectivo y después las desconocemos, tenemos un problema serio…".En ese contexto, criticó el cambio de actitud de sus compañeros ante la protesta del 21 F: "Esta es una marcha que Camioneros había propuesto antes, hubo un encuentro en Mar del Plata donde la aprobaron muchos que ahora se bajaron…".l ser consultado sobre la movilización del 21 de febrero que promueve Camioneros, Schmid aclaró que no está motivada únicamente por la pelea entre Moyano y Mauricio Macri."Esto va mas allá de un reclamo sectorial, hay muchísimas razones para protestar", aseguró el triunviro de la CGT. "El planteo de la protesta del miércoles tiene una serie de demandas que obedecen al deterioro del cuadro social y económico que sufre el país", argumentó.Para Schmid, el miércoles que viene se llevará a cabo "una movilización multitudinaria que lógicamente va a provocar demoras. Hay una multitud de problemas que van a ser puestos en evidencia con la protesta en la calle".