En el informe final, conocido hoy, del gran escándalo de abusos a los niños cantores de la catedral de Ratisbona, en Baviera, Alemania, el hermano mayor del Papa emérito Benedicto XVI, monseñor Georg Ratzinger, de 93 años, que fue durante 30 años director del famoso coro católico germano, fue acusado de haber tenido parte de la responsabilidad de cubrir con un “yo no vi nada ni me enteré de nada” los abusos físicos y sexuales contra 547 niños.

 

Seguir Leyendo
El abogado Ulrich Weber, encargado de la investigación, afirmó que durante la larga gestión de Georg Ratzinger, entre 1964 y 1994, ocurrieron “las cosas más graves” y “a él se le reprocha haber mirado para otro lado y no haber tomado medidas”.

Los integrantes del coro describieron a los investigadores sus años escolares como “un infierno”, una prisión y “un campo de concentración". El abogado Weber agregó que “muchos se referían a esos años como la peor época de la vida, caracterizada por el miedo, la violencia y el desamparo”.

Weber dijo que nadie irá preso por las denuncias porque debido al tiempo que ha pasado los delitos han prescripto y no pueden ser juzgados por los tribunales. Pero el escándalo representa una mancha muy grande para la Iglesia, que salpica al hermano del Papa emérito.

El escándalo estalló en 2010, cuando Weber anunció un primer informe que abarcó abusos contra 213 de los llamados coro de “gorriones de la catedral de Ratisbona”. En cincuenta casos los abusos fueron de naturaleza sexual y abarcaron “de las caricias a las violaciones”.

Compungido, el hermano mayor del entonces Papa Ratzinger, elegido en 2005 y que en febrero de 2013 renunció al pontificado, confesó que había dado “algunos bofetones y tirada de las orejas” a los miembros del coro, por lo que pedía perdón. Pero también aseguró que nunca vio abusos graves y menos aún de índole sexual. “Si hubiera conocido los excesos de violencia que se estaban utilizando habría hecho algo”, dijo.