Mauricio Macri dejó en claro su satisfacción por el encuentro con Donald Trump en la Casa Blanca, donde el estadounidense destacó una y otra vez los viejos lazos de amistad que lo unen con su invitado.

 

Seguir Leyendo
Luego, el presidente argentino fue a hablar al Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), un think tank de Washington. Y ahí describió su reunión con Trump.

Fue durante la entrevista pública que organizó, a sala llena, el CSIS, una entidad bipartidista pero con fuerte influencia de los dirigentes demócratas, irremediablemente enfrentados con el mandatario estadounidense.

"Ahora hay una gran atención en el mundo por lo que sucede en la Argentina. Es un desafío para nosotros. Yo había venido hace unos años a Estados Unidos y a nadie le importaba qué pasaba en la Argentina", se explayó el Presidente.

El Presidente había llegado entonado por el almuerzo con Trump y su equipo, y en referencia a eso dijo que, aunque "no se trataron temas de comercio específicamente", fue un buen encuentro que refleja la buena sintonía que mantienen los dos desde que se conocieron cuando el argentino tenía 24 años.

En el CSIS, Macri fue presentado por John Hamre, ex subsecretario de Defensa de Bill Clinton, ex asesor de Barack Obama y hoy titular de la entidad. Y lo entrevistó en el estrado Thomas Mc Larthy, del organismo Diálogo Interamericano y ex asesor de Clinton.

La cita tuvo un título sugerente que recoge el interés que genera Macri en varios círculos de Washington: "La Argentina en un momento clave".