El Presidente ponderó su primer año de gestión. Y agregó que "la Argentina se está poniendo de pie". Hubo varios mensajes a los K: "Después de una década de despilfarro y corrupción empezamos a normalizar el sector energética. “La obra pública dejó de ser sinónimo de corrupción”.El Presidente ponderó su primer año de gestión. Y agregó que la Argentina se está poniendo de pie durante la apertura de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación

 

Seguir Leyendo

El presidente Mauricio Macri dijo hoy que la "Argentina se está poniendo de pie" y que ahora "hay menos relato y más verdad". Fueron las dos primeras definiciones en las que hizo un estudiado silencio y se ganó el aplauso de sus ministros y legisladores oficialistas.

Fue la segunda apertura de sesiones ordinarias de Macri. El presidente llegó apenas minutos después de lo previsto, pasadas las 11.15. Cuando entró al recinto, sus ministros y legisladores lo recibieron con un primer aplauso sostenido. La izquierda y los K lo esperaban con carteles de protesta.

Aunque en el Gobierno habían hecho trascender que el Presidente no haría un repaso de la "herencia" como en su debut, en marzo de 2016, la comparación directa e indirecta con el kirchnerismo se traslució en cada una de sus frases. "Después de una década de despilfarro y corrupción empezamos a normalizar el sector energético", fue una de las más fuertes. Hubo varias más, en casi una hora de alocución, en un fuerte mensaje político donde la contraposición con los K y el llamamiento a "seguir con el cambio" tuvo tono de campaña.

Macri comenzó a hablar poco antes de las 11.30. "Estoy acá por segunda vez abriendo un período legislativo, espero que este año, en la relación del Ejecutivo con el Congreso, podamos vivir mucho de lo que vivimos el año anterior, con un trabajo responsable y colaborativo. Pudimos ir más allá de las legítimas diferencias, empiezo entonces agradeciendo la buena voluntad de estas cámaras y convocándolas a seguir avanzando", arrancó formal, con un mensaje para el parlamento que lo recibía. Luego metió su primer chiste.

"Agradezco a todos los argentinos por entender que los cambios que necesita el país necesitan tiempo. Siempre son muchos los que no quieren que las cosas cambien, que se resisten, ponen palos en la rueda. Tenemos que seguir avanzando aferrados a convicciones y valores convencidos que somos mejores", agregó.

Luego, señaló: "Tenemos que seguir avanzando aferrados a convicciones y valores. Rutas, puertos, cloacas, energía, eso que falta hacer y no se hacía porque nadie se animaba al largo plazo a construir en serio. Era más fácil mirar el corto plazo, que puede ser atractivo pero se agota y deja personas mucho peor que antes. Estamos construyendo la estructura fundamental de un país que nos contenga a todos".