Con la polémica por Juan José Gómez Centurión como telón de fondo, los radicales optaron ayer, en su primera cumbre bilateral con Mauricio Macri , por dejar ese tema encapsulado y avanzar en la definición de la estrategia electoral que guiará los pasos de Cambiemos en los próximos comicios.

 

Seguir Leyendo
El ministro del Interior, Rogelio Frigerio , y el presidente de la UCR , José Corral, dieron detalles del encuentro cerca de las 23, en una conferencia conjunta, en la sala de periodistas de la residencia de Olivos.

Dijeron que no se habló del escándalo de Gómez Centurión. Y revelaron que se definió crear una mesa electoral de Cambiemos para definir las estrategias en cada distrito. La idea que se baraja, según pudo saber LA NACION, es que ese espacio se integre con cuatro representantes de Pro, cuatro de la UCR y uno de la Coalición Cívica.

Pese al rechazo del radicalismo a las declaraciones del jefe de la Aduana, quien negó que hubiera existido un plan sistemático de exterminio durante la dictadura, los dos sectores se preocuparon por transmitir un clima de armonía.

Los radicales habían mostrado su malestar a la mañana, con mucha atención en las formas. Repudiaron los dichos del jefe de la Aduana, pero se cuidaron de no arrinconar al Presidente: ninguno pidió la renuncia del funcionario.

"En la antesala de una reunión para hablar de la construcción política de Cambiemos, no podemos actuar como si fuéramos oposición", explicó a LA NACION uno de los radicales que estuvieron en Olivos. "Gómez Centurión ya pidió disculpas", destacó Corral, al salir del comité nacional, rumbo a la residencia presidencial.

La comida se hizo en el chalet presidencial: lomo con ensalada. En la mesa del Presidente había 18 lugares para los invitados, nueve por cada lado.

Por los radicales estuvieron Corral; su antecesor en el cargo Ernesto Sanz; los gobernadores Ricardo Colombi (Corrientes), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy); los jefes de las bancadas en el Congreso, Mario Negri (Diputados) y Ángel Rozas (Senado); el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, y la presidenta de la convención nacional, Lilia Puig de Stubrin.

Pro alistó a la vicepresidenta Gabriela Michetti; al jefe de Gabinete, Marcos Peña; al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; al ministro Frigerio; a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; al vicejefe, Diego Santilli; al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y al presidente del partido, Humberto Schiavoni.