Tras la decisión nacional sobre el impuesto a las ganancias, varios jefes de carteras económicas del país coinciden en la evaluación de cara al futuro

 

Seguir Leyendo
HERNÁN LACUNZA, MINISTRO DE ECONOMÍA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

 

"Lo que acordamos en el Consejo Provincial de Responsabilidad Fiscal que reúne a los Ministros de las provincias y a los Nacionales de Interior y Hacienda es un consenso sobre el costo fiscal de la reforma de ganancia. Los Gobiernos provinciales queremos reducir la presión tributaria para generar empleo privado pero debe hacerse de forma gradual; para eso se estableció un tope de sacrificio fiscal".

"Lo que debatimos durante varios meses es que el costo sea entorno a 27 mil millones de pesos porque si no las arcas provinciales sufren mucho. La suba del mínimo no imponible que se produjo este año erosionó los fondos provinciales".

 

MARTÍN MURA, MINISTRO DE HACIENDA Y FINANZAS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

 

“Desde la Ciudad coincidimos con el Gobierno nacional en el espíritu de llevar adelante una reforma gradual del impuesto. Creemos que no sirve implementar cambios bruscos que conlleven a un desfinanciamiento de las economías provinciales”.

“La intención tanto del Gobierno nacional como de las provincias es que debe primar un equilibrio racional, a través del cual modificar y corregir las escalas para lograr así un impuesto más progresivo, pero sin por ello provocar un gran impacto fiscal en las provincias”.

“Sabemos que se trata de un esfuerzo en común que debemos realizar tanto el Gobierno nacional como las provincias. En un claro marco federal y participativo, desde un primer momento se nos convocó para que entre todos los actores podamos desarrollar una propuesta racional, progresiva y realista”.

 

ENRIQUE VAZ TORRES, MINISTRO DE HACIENDA Y FINANZAS DE CORRIENTES

 

“El costo fiscal que tiene el proyecto impulsado por Sergio Massa es muy elevado. La resignación de recursos para la Nación y las provincias es tan importante que amerita un acuerdo mucho más amplio de lo que está proponiendo este legislador”.

“Esto solamente se puede entender desde la irresponsabilidad de quien no gobierna; de quien no tiene ni siquiera posibilidades de gobernar. Más parece un acto de resentimiento y protagonismo que de racionalidad, más allá de que muchos ciudadanos votaron a este legislador, me parece un verdadero exceso que se le detraiga a las provincias y a la Nación tantos recursos, lo cual generará un grave problema de financiamiento de las cuentas públicas con una importante detracción que no va a ser compensada de modo alguno con las reducciones que se hagan a otros sectores, como se propone, como el caso de las transacciones financieras y el juego”.

“Me parece que esta propuesta, esta presentación tiene mucho de demagógico y poco de realidad, genera mucho esfuerzo fiscal a la Nación y a las provincias en materia de recursos y poco efecto cuanto a la mayor disponibilidad de recursos que van a tener los trabajadores”.

“La propuesta de Massa está generando una grave distorsión, porque desfinancia al Estado; incrementa el déficit fiscal, lo que obliga a emitir mayor cantidad de moneda, entonces es una carga pesada, especialmente sobre los que menos tienen, los que no se pueden proteger de la inflación”.

“Es bastante demagógico; como la gente no entiende este aspecto económico lógicamente puede aparecer como atractivo, porque el gravamen a la renta del juego y el gravamen a la renta financiera son fácilmente eludibles”.

“Cuando uno ejerce presión fiscal sobre sectores que tienen posibilidad de migrar a otros tipos de inversiones, fácilmente se van a otro lado; es decir, lo que se hace con esto es orientar la decisión y la rentabilidad hacia otros rubros”.

“Cuando usted no financia bien el Estado, éste se tiene que financiar con emisión monetaria y eso genera inflación; y esta situación es el peor de los impuestos. Y la propuesta de Massa genera esta grave distorsión”.

“Me parece que el Estado, con su proyecto, no está pretendiendo acaparar recursos ni mucho menos, porque ha dado muestras de que cuando hubo que reforzar las finanzas de las jurisdicciones a través de los acuerdos del 15 por ciento y de todo lo demás, fue unánime la decisión; no fue una decisión aislada sino que fue unánime. Todos los gobernadores, sin excepción, apoyaron este acuerdo y esto está funcionando”.

“El proyecto que impulsa el Ejecutivo es el que está establecido en el presupuesto y si avanza el proyecto de Massa nos veremos obligados a reestablecer los cálculos presupuestarios, no solamente de la Nación, sino de todas las jurisdicciones, porque no va a funcionar la instrumentación de esta compensación de renta que plantea”.