Ejerció como ministro del máximo tribunal desde 1983 hasta 2015. Era el último integrante de los cinco jueces designados por Raúl Alfonsín en el retorno de la democracia. Fue objeto de duras críticas por parte del kirchnerismo.

Seguir Leyendo
Murió Carlos Fayt, el ex juez de la Corte Suprema de Justicia, a los 98 años de edad. Así lo confirmó hace instantes Jorge Rizzo, presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal y abogado del ex magistrado en algunas causas. 

"El país llora. Falleció el Dr. Carlos Santiago Fayt, me lo confirmó su hija Graciela recién. Salud Maestro. Gracias por todo", escribió Rizzo. "Estaba internado. Anduvo mal, se descompuso, lo llevaron, pero se fue bien", sostuvo.

Por su parte, la actual vicepresidenta de la Corte, Elena Highton de Nolasco, dijo esta noche: "Lo estábamos extrañando desde que se fue" y lo recordó como "un hombre importante y de muy buen humor".

Fayt fue juez de la Suprema Corte de Justicia entre 1983 y 2015 y mantuvo un feroz enfrentamiento con el kirchnerismo, sobre todo a partir de la Reforma Judicial impulsada por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Reconocido en el mundo académico por las contribuciones que dejaron sus libros y también por sus obras sobre pensamiento político. En la Justicia deja una marca indeleble: con casi 33 años ininterrumpidos en su cargo, fue el juez que más tiempo estuvo en un sillón de la Corte Suprema argentina.

Había llegado a ese cargo en 1983, cuando la restauración democrática obligó a renovar la cabeza del Poder Judicial, en un giro que acompañó la recuperación del Poder Legislativo y la democratización del Poder Ejecutivo.

Salteño y de origen socialista, llegó a la Corte propuesto por Raúl Alfonsín, que había trabado relación con dirigentes de esa tradición durante la dictadura. Fayt pasó casi todos sus años en la Corte como ministro, salvo por un breve período en 2003.

Su longevidad y el hecho de que había llegado a su puesto antes de la reforma constitucional de 1994 hicieron que pudiera seguir como juez incluso luego de cumplir los 75 años que marcan la edad jubilatoria de los magistrados.