A cinco días de su triunfo en la elección presidencial de Estados Unidos, Donald Trump confirmó hoy en una entrevista cedida a la cadena televisiva CBS una de sus promesas más polémicas: la deportación de inmigrantes sin papeles. “Lo que estamos haciendo es tomar a los criminales y a quienes tengan antecedentes criminales, pandilleros, traficantes de drogas, probablemente dos millones, incluso tres millones; los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar”, prometió el magnate de 70 años durante el reportaje emitido por la emisora.

 

Seguir Leyendo
Con la frontera “segura” Trump se refería al muro con México que también anunció durante su campaña. Si con la deportación de inmigrantes no parece haber dado marcha atrás (durante un meeting en septiembre en la ciudad de Phoenix, Arizona, había dado la misma cifra de dos millones de deportaciones), con relación al muro sí hay cambios. Anoche no habló de imponerle el pago al gobierno de México y admitió que, en algunas partes, un cerco podría ser mejor que un muro de ladrillos y cemento.

 

“Caos total, desorden, miles de crímenes horribles y violentos”. “Fuente de terribles enfermedades infecciosas”. “Traen las drogas, traen el crimen, son violadores”. Son sólo tres de las frases que a lo largo de su campaña por la presidencia Trump le dedicó a los mexicanos, el principal grupo de inmigrantes en EE.UU. (53% de todos los nacidos fuera del país).