La paritaria del Sindicato de Choferes de Camiones (SICHOCA) no pudo cerrarse ayer y el gremio que conducen los Moyano anunció que desde hoy habrá paros sorpresivos y asambleas con parates en la jornada laboral de hasta cuatro horas diarias. Los sindicalistas no bajaron una moneda su reclamo de un aumento salarial del 42% mientras que la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) ofreció 30,5% de suba, es decir un punto más que lo ofertado la semana pasada.

 

 

Pese a estar vigente hasta el viernes la conciliación obligatoria, desde hoy habrá paros y los primeros que llevarán adelante la medida de fuerza son los choferes de las empresas transportadoras de caudales. Sobre el cierre de esta edición, desde la FADEEAC denunciaron que "empresas que trabajan con la rama de Aguas y Gaseosas denunciaron que también habrá medidas de fuerza por el estilo desde hoy". El SICHOCA tiene 18 ramas en total y Aguas y Gaseosas es la más voluminosa.

 

Durante la hora que duró la reunión hubo batucada en la puerta del Ministerio de Trabajo, en Callao al 100, arteria que estaba cortada desde la avenida Belgrano (a esa altura Entre Ríos) hasta Juan D. Perón y caos total en la zona del Congreso."Siga siga el baile si no hay arreglo les paramos el país", cantaban los miles de camioneros mientras los petardos tres tiros explotaban a la altura del segundo piso, lugar donde se discutía acaloradamente la paritaria camionera.

 

A la salida del cónclave, y ante el no acuerdo, Pablo Moyano, secretario general adjunto, llamó a parar "el país jueves y viernes de la semana que viene". Sin embargo, antes de llegar a esa medida de fuerza final, este miércoles 29 habrá una nueva reunión paritaria. En su discurso, Moyano atendió a todos por igual:  a los empresarios los llamó "irracionales" y "caraduras"; a Mauricio Macri lo trató de "insensible" y al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, le enrostró el mote del "gran ausente" por haber ido "a Ginebra a hablar de derechos laborales y a nosotros nos quieren sacar el sueldo con el impuesto a las Ganancias". 

 

Sobre este último punto, el gremio pide un bono de compensación a los empresarios porque considera que se les licuará un 40% el aguinaldo. A este punto, FADEEAC directamente lo saca de la discusión.

 

Desde el sector empresarial lanzaron un comunicado en el que señalaron que "la actividad se encuentra en un momento muy delicado, con un total estancamiento y con pérdidas significativas de la rentabilidad". Y señalaron que "los volúmenes transportados fueron reducidos, en lo que va del año, entre un 30 y 50 por ciento, al compararlo con 2015. Todo esto sumado a los aumentos que venimos sufriendo sostenidamente que resultan imposibles de trasladar”.

 

Frente al abismo existente entre ambas partes, este diario consultó a FADEEAC si hay posibilidad de ofertar un número mayor al 30,5% en un solo pago en vez de llegar al 42% en tres cuotas. "Imposible", fue la respuesta "ya que fue muy difícil llegar a este número que ofrecimos ayer ya que se encuadra a toda la actividad del país y hay ciertas empresas que no han podido pagar el sueldo de junio y mucho menos el aguinaldo".