Mauricio Macri fue dado de alta definitivamente hace instantes, luego de que le hicieran estudios en la residencia presidencial para constatar el estado de la arritmia que lo obligó a internarse ayer. "Está muy bien y sin síntomas", confirmó Simón Salzberg, director de la Unidad Médica Presidencial, en la puerta de Quinta de Olivos.

 

 

El médico presidencial señaló que Macri debe hacerse un control semanal y señaló que la arritmia puede ser atribuida a muchos factores. También confirmó que el mandatario está tomando una mediación para bajar su ritmo cardíaco. "El presidente está como siempre, puede hacer deporte", confirmó el médico.

 

El mandatario ahora partirá a Malvinas Argentinas para pasar el resto del fin de semana en su quinta particular Los Abrojos. Por la mañana, antes de los estudios, Macri compartió una reunión de trabajo con la mesa política de Cambiemos: participaron el jefe de Gabinete Marcos Peña, la gobernadora María Eugenia Vidal, el presidente de Diputados, Emilio Monzó, y el radical Ernesto Sanz. Los dos últimos confirmaron que el mandatario se encontraba en perfecto estado.

 

El mandatario continuará con su agenda el lunes, en Casa Rosada,tal como estaba prevista.

 

Macri fue hospitalizado ayer viernes cerca de las 19.30 para ser sometido a distintos chequeos a raíz de una arritmia cardíaca "leve". El jefe de Estado, quien estuvo sedado durante algunas horas, dejó la clínica Olivos a las 23.15 y se dirigió a la quinta presidencial, sin actividad oficial y con reposo.