Las detonaciones tuvieron lugar en el aeropuerto de la ciudad y en el metro de Maelbeek. Ningún grupo terrorista se hizo cargo de los hechos hasta el momento.

 

 

En una primera instancia se conocieron dos explosiones en Zaventem, el aeropuerto internaconal de Bruselas. Allí, los bomberos confirmaron por lo menos murieron 10 personas y más de 20 resultaron heridas.

 

Poco después, hubo una explosión en la estación de metro de Maelkeek, que se encuentra cerca de las instituciones de la Unión Europea. 

 

Aún se desconocen las causas de las detonaciones y ningún grupo terrotista se hizo cargo de los hechos.

 

Las detonaciones ocurrieron en el sector de partidas, al parecer cerca de los mostradores de la aerolínea American Airlines.

 

El hecho tiene lugar un día después de que las autoridades informaran sobre la búsqueda de un sospechoso por los atendados en París en noviembre del año pasado en la ciudad belga y cuatro después de que la Policía arrestara al principal sospechoso por esos ataques, Salah Abdeslam.