Lejos de relajarse, la lucha contra el dengue llegó para quedarse. Y la tecnología se suma al servicio de la salud a la hora de prevenir y combatir el brote de dengue. Así lo entendieron las autoridades nacionales y también las del Municipio de Moreno, el primero en el Conurbano en utilizar tecnología satelital para combatir dengue, chikunguya y zika, lo que se traduce en un avance en la tarea de prevención y combate al mosquito transmisor.

 

 

 

Los satélites aportan desde el espacio información ambiental, la cual combinada con datos de campo, ofrecen las herramientas para que se pueda evaluar el riesgo de aparición y dispersión de la enfermedad, mejorar la identificación potencial o real de la presencia de brotes, dar alerta temprana a la población, fumigar y tomar las medidas sanitarias necesarias.

 

"La actualización del mapa es permanente, y nos permite, de manera on line, optimizar los recorridos de los equipos que todos los días salen a fumigar y distribuir las ovitrampas en el distrito", explica la secretaria de Salud de Moreno, María Eugenia Zamarreño quien trabaja junto al intendente Walter Festa. Así, pueden controlar todos los casos, bloquear la zona si es necesario y realizar lo que llaman fumigación peridomiciliaria, que abarca nueve cuadras a la redonda del lugar.

 

Después del Ministerio de Salud de la Nación (con las imágenes que aporta el CONAE), y de las provincias de San Luis y Salta, la Comuna del oeste es la primera del Conurbano en implementar el sistema. "No lo podemos compartir a la comunidad porque hay material muy sensible en cuanto a la información de las personas, procedencia, y demás datos privados", aclaró la funcionaria.

 

Además puntualizó que se realizan tareas en los barrios con promotores de salud que informan y capacitan a vecinos en la prevención y la colocación en el Distrito de ovitrampas, paneles que cazan los huevos de Aedes aegyptiaedes, y posteriormente analiza cuáles son positivos. "Usamos los recursos de una manera más eficiente", agregó Zamarreño, quien destacó que los esfuerzos se concentran en las zonas que se identifican como conflictivas.