Nuestro país lanzó con éxito su segundo satélite de comunicaciones Arsat-2 a bordo de un cohete europeo que despegó desde la Guyana Francesa. El cohete Ariane 5 fue el instrumento necesario para llevar a su órbita al satélite geoestacionario Arsat-2 tras su lanzamiento desde la plataforma del Centro Espacial de Kourou, en la Guayana Francesa. La misión, identificada como Va 226, llevó junto al Arsat-2 al satélite Sky Munster, de origen australiano.

 

 

 

Con un costo de 250 millones de dólares, el nuevo satélite argentino ofrecerá cobertura de Internet, datos, telefonía IP y televisión para todo el continente americano, a diferencia del actual y operativo satélite Arsat 1, lanzado el año pasado, que cubre la superficie de toda la Argentina.

 

El despegue del cohete Ariane que lo lleva al espacio tenía prevista una ventana de lanzamiento de dos horas, es decir, hasta las 19.30.

 

Una ventana a América

 

El presidente de Arsat, Matías Bianchi, afirmó que el satélite Arsat-2 que fue lanzado esta tarde desde el centro espacial de Kourou en la Guayana Francesa "completa la cobertura de las órbitas argentinas y su capacidad de transferencia va a ser un fuerte apoyo a nuestra industria audiovisual".

 

"Para empezar hay un hito que es el segundo satélite geoestacionario que Argentina estaría poniendo en el espacio así que en ese sentido va a ser un día importante, después nos va a quedar un mes de trabajo por delante para llevar el satélite a su órbita".