El jefe de la Policía de Tucumán, Dante Bustamante, justificó la represión de la fuerza de seguridad provincial durante la movilización del pasado domingo en la Plaza Independencia y dijo que "la manifestación de la gente no fue pacífica" y que "se siguió el protocolo".

 

 

En diálogo con el programa Guetap en Vorterix Rock, aseguró que "la agresión comenzó por un grupo de inadaptados que amenazaron con quemar la Casa de Gobierno". Al respecto, dijo: "En esa manifestación pacifica tres policías resultaron lesionados, ¿de qué manifestación pacífica me hablan?".

 

Asimismo, el jefe policial dijo ser "el único responsable del accionar de su gente" durante la represión que dejó varios heridos y afirmó que su decisión está "respaldada por la ley". "Siempre actué en base al sentido común", sentenció.

 

Afirmó estar respaldado por la ley y dijo "estar a disposición de la Justicia. "Tengo una responsabilidad por el pueblo de protegerlo y lo voy a seguir haciendo. Si me tengo que ir no tengo problema en hacerlo", agregó el comisario. "Me encanta la celeridad que tiene la justicia para detener a policías. Estaba en primera línea recibiendo violencia", añadió.

 

El jefe de Policía quedó imputado por los delitos de lesiones, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Esta semana, la fiscal María de las Mercedes Carrizo pidió su detención, aunque fue denegado por el juez de instrucción Víctor Manuel Pérez. "Estoy a disposición de quien sea, pero creo que tengo que estar en las buenas y en las malas", señaló.

 

En el momento de mayor tensión entre manifestantes y la Policía, Bustamente impartía órdenes a los uniformados, vestido de civil, desde las escalinatas de la Casa de Gobierno. "Yo no tengo la obligación de estar uniformado las 24 horas. A mi me conocen. Me insultaron a mí y a mi familia. Yo no tengo actitud agresiva. Yo no hice nada que no corresponda. Había personal policial que había sido tomado del cuello", justificó.

 

"Durante la 1:36 horas que duró estuvimos recibiendo violencia y amenazas hasta que se desencadenaron ciertos hechos", relató Bustamante. "Había un grupo de jóvenes direccionados que querían ingresar a la Casa de Gobierno. No fue una manifestación pacífica", reiteró.