El líder del Frente Renovador dio más definiciones luego de confirmar su precandidatura presidencial: "Hubo mucho amigo del campeón que está cuando la cosa está bien pero después desaparece. Hay dirigentes que tienen debilidad ante las presiones", señaló. Además, reveló cómo continuará su relación con Francisco de Narváez en la carrera electoral.

 

 

Luego del fin del suspenso por el futuro político de Sergio Massa, el líder del Frente Renovador brindó más detalles respecto de la coyuntura de su fuerza política y anticipó cómo continuará su recientemente confirmada carrera presidencial. "Hubo muchos esfuerzos desde distintos sectores para corrernos del escenario, nos quisieron sacar a empujones. Pero acá estoy, quiero ir al desafío de las urnas", recalcó.

 

Massa hizo un balance de la situación del Frente Renovador hasta el día de hoy y sostuvo que vivió "momentos difíciles porque cometí errores" y asoció esas equivocaciones a los intendentes que abandonaron su fuerza política: "Hay mucho amigo del campeón que está cuando la cosa esta bien pero desaparece cuando vamos mal. Hay dirigentes que tienen más debilidad para soportar las presiones". De todas maneras, el precandidato presidencial rescató que "Dios me dio la oportunidad de aprender antes de tiempo y me ha dado una segunda oportunidad que no puedo desaprovechar".

 

El líder del Frente Renovador contó una intimidad sobre las horas previas a la confirmación de su carrera presidencial. Emocionado, relató que "lloré cuando a la mañana vi un mensaje que me dejó mi hijo en la mesita de luz para que siguiera adelante. Me voy a seguir jugando por mis hijos y los hijos de todos".

 

Por otro lado, Sergio Massa enfatizó que "No me perdonan que le enterré a La Cámpora el sueño de Cristina Kirchner eterna. La debilidad de una fuerza política nueva hizo que nos quisieran sacar a empujones, pero acá estoy". Y recordó: "En el 2013 todos manifestaban su preocupación pero había que ponerse al frente y frenar la idea de la perpetuidad".

 

Además, anticipó cómo seguirá su vínculo con Francisco de Narváez: "Hablé con él, inscribió su partido dentro de nuestro frente UNA. Vamos a seguir trabajando en equipo", aunque aclaró que "la definición de candidaturas y roles la tomaremos hacia adentro sin tanta discusión hacia afuera".

 

El precandidato presidencial detalló que a partir de ahora se dedicará a "aportar al debate de ideas".

 

"Mi campaña va a ser mi propuesta y mi vínculo con la gente", dijo.

 

Finalmente, deslizó un mensaje hacia otras fuerzas opositoras: "La Argentina necesita de la inteligencia del diálogo y de los acuerdos, que no implican debilidad. Pero también necesita el coraje de las convicciones."