Sorpresivamente, y luego de un año y medio, el titular de la Sedronar, Juan Carlos Molina, renunció a su cargo. Mediante el decreto Decreto 818/2015, publicado hoy en el Boletín Oficial, se le aceptó la renuncia al sacerdote "al cargo de Secretario de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico".

 

 

El decreto, firmado por la presidente Cristina Kirchner, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, le agradece a Molina "los servicios prestados en el referido cargo", al frente de la Sedronar.

 

Molina había sido designado por la propia Cristina Kirchner a fines de noviembre de 2013, debido a la tarea pastoral que el sacerdote realizaba con los jóvenes que padecen adicciones, una grave problemática en crecimiento en la Argentina.

 

El decreto no especifica los motivos de su renuncia. "Hoy tendremos los datos de quién será el reemplazante de Molina", se limitó a decir esta mañana el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, al llegar a la Casa de Gobierno.

 

En el último tiempo, desde la Iglesia católica advirtieron sobre el avance del narcotráfico y reclamaron "un nuevo abordaje" de la drogadicción.