Por un conflicto entre gremios, que involucra al poderoso sindicato de los camioneros dirigido por Pablo Moyano, Coca-Cola-Femsa (la embotelladora número uno de la marca en la Argentina) comenzó a sufrir bloqueos y problemas de distribución, lo que, según cuentan cerca de la empresa y de la distribuidora, generó ya algunos faltantes puntuales de producto, sobre todo en restaurantes.

 

Seguir Leyendo
"Puede estar faltando Coca-Cola desde hace alguna semanas y esto podría empeorar", contó una fuente del sector. Según explicó, esto tiene que ver con que los camioneros encargados de distribuir los productos de la marca "trabajan a reglamento desde hace varias semanas. Esto hace que se dosifique la entrega y hay clientes a los que no se llega". Voceros de Femsa, la encargada de distribuir el producto confirmaron esa situación.

"Estos inconvenientes son el resultado de una medida de fuerza que está realizando el Sindicato de Choferes de Camiones (Sichoca) que afecta el desarrollo normal de las operaciones. El origen de esta medida obedece a un reclamo por encuadramiento entre dos sindicatos", completó el comunicado.

Femsa aclaró que en la actualidad todos sus trabajadores están afiliados al Sindicato Único de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas de la Argentina (Sutiaga) "por tratarse de la actividad principal de la empresa". Sin embargo, "el Sindicato de Choferes de Camiones (Sichoca) considera que un grupo de trabajadores debe cambiar su encuadramiento para pasar a formar parte de su asociación gremial, y está ejecutando medidas de fuerza en las plantas y centros de distribución de la compañía".

"Coca-Cola Femsa cumple la normativa legal en todos los países donde opera y por consiguiente, siendo ajena a esta disputa, solicitó la intervención del Ministerio de Trabajo para que -en el marco de la ley- se encuentre una pronta solución en beneficio de los trabajadores y de la normalización de la operación", agregó el comunicado oficial.

"Por todo ello, lamentamos las dificultades ocasionadas a todos los clientes y consumidores que no han podido adquirir nuestros productos", estimó la empresa.

De acuerdo a fuentes ligadas a la firma mexicana, este conflicto ya tiene larga data y agotó por lo menos dos conciliaciones obligatorias. El Ministerio de Trabajo dictó ayer la tercera conciliación por 15 días en esta disputa que involucra a unos 200 trabajadores, según confirmaron fuentes ligadas a la cartera que conduce Jorge Triaca . No obstante, en la firma afirmaron que los faltantes puntuales seguirán existiendo aunque no haya bloqueos, ya que los trabajadores no descargan, por lo menos, el 40% de la mercadería de los camiones.