En el Palacio de Justicia entre el lunes y el miércoles se presentaron seis pedidos del denominado divorcio express, que permite no solo un considerable menor tiempo hasta que se dicte sentencia, sino que sea suficiente el deseo de uno de los dos cónyuges de adelantarse al cada vez más utópico “hasta que la muerte los separe”.

 

 

El Código Civil y Comercial simplifica los trámites para solicitar el divorcio, y admite que sea dispuesto “sin mayores recaudos que la libre petición de uno o ambos cónyuges, sin requisitos temporales”. Además, dice el texto, los cónyuges pueden hacer propuestas y acordar sobre los efectos que se derivan de la disolución.

 

El nuevo Código no reconoce causales, aunque sí una indemnización por daños y perjuicios morales

 

Este punto se explica de la siguiente manera: en la teoría, la sentencia de divorcio no debería demorar más allá de los tres meses. Ahora bien, qué pasa cuando ese trámite de disolución ya estaba en curso con una causal de adulterio. El nuevo Código no reconoce causales, aunque sí una indemnización por daños y perjuicios morales.

 

Lo que va a pasar entonces es que el divorcio va a salir más rápido pero el conflicto continúa por otra vía, y se tiene que presentar una propuesta reguladora de los efectos que causó ese divorcio

 

La abogada en derecho de familia, Carolina Malla, explicó: “este nuevo Código le quita derechos que estaban amparados bajo la ley anterior y que la persona los consideraba derechos adquiridos, en el caso de quien litigaba por adulterio o la razón que fuere. Este es un punto de conflicto, lo que va a pasar entonces es que el divorcio va a salir más rápido pero el conflicto continúa por otra vía, y se tiene que presentar una propuesta reguladora de los efectos que causó ese divorcio”.